Diez sitios para tomar un buen helado en Alicante

Fläkta Natural

Esta original propuesta de helados en forma de polo se sitúa en pleno centro en la conocida como «calle de las setas», un lugar al que acudir en cualquier momento del día también en compañía de los más pequeños, ya que permite personalizar tu polo con el sabor y los ingredientes preferidos de cada uno. Primero se selecciona el sabor del polo y después las diferentes cremas y toppings en los que se desea bañarlo, dando lugar a mezclas verdaderamente deliciosas.

Fresas con chocolate con crocanti de almendra, helado de coco bañado en chocolate blanco y coco rallado o chocolate con fideos de colores, son algunas de las muchas combinaciones que puedes crear a tu gusto en Fläkta Natural. Ofrece además refrescantes smoothies, granizados y batidos. Entre los diferentes sabores que oferta, destaca su polo con sabor a mojito, una alternativa al helado tradicional que no puede faltar en los planes de verano.

Peret

Todo un clásico en nuestra ciudad. La heladería (o quiosco) Peret situada en la Explanada de España, junto a la esplendorosa Casa Carbonell y frente al puerto marítimo, es uno de los establecimientos hosteleros más emblemáticos de Alicante. También cuentan con otro local con una amplia terraza haciendo esquina en la Avenida Santander de la Playa de San Juan.

Los alicantinos llevan casi 100 años disfrutando de todo lo que sus profesionales ofrecen, entre sus helados se encuentra una larga lista de sabores, desde los más tradicionales, como mantecado, vainilla, trufa o turrón hasta los más refrescantes como sandía, tutti-frutti o after eight (menta con chocolate). También tienen diferentes combinados (copas que combinan granizados con helado), bolas de helado dentro de la bollería, horchata con fartons o su horchata granizada que resulta imprescindible para saciar la sed en una calurosa tarde de verano.

La Ibense

En las inmediaciones del Teatro Principal de Alicante se encuentra esta tradicional heladería que desarrolla también la actividad de una cafetería de primer nivel, permaneciendo abierta ininterrumpidamente desde por la mañana, en la que se ofrecen desayunos de todo tipo, hasta por la noche, donde se puede disfrutar de una agradable velada en la terraza situada en la calle.

Con una gran diversidad de sabores, sus helados destacan por su fuerte carácter artesanal, ya que son elaborados con productos locales en los que predomina la materia prima local. Encontramos desde sabores y mezclas más dulces, como vainilla con cookies, straciatella, oreo, chocolates o leche merengada hasta otros sabores más refrescantes como limón o frambuesa. También son imperdibles sus bollos rellenos de helado como alternativa al cucurucho o tarrina.

Felici e Contenti

En esta heladería situada en pleno centro es un elemento clave su dueño y heladero Franco, que se encarga de elaborar a diario una gran variedad de ricos sabores de helado con los que ha conseguido conquistar al jurado de Tapéate Alicante 2015 ganando una mención especial para su postre de tres bolas de helado sobre una tarrina, apto para celíacos y veganos, realizado con productos 100% naturales y de la zona. Sin lactosa ni nata.

Entre su oferta encontramos algunos clásicos como avellana, chocolate, pistacho y crema, pero siempre preparan helados con fruta fresca de temporada, en ocasiones han tenido de caqui o granada, también tienen helados con soja y sin azúcar, y una gran diversidad de postres propios como tartas, sandwiches de helado, conitos y sus clásicos salamis de chocolate. Son muy recomendados el helado de chocolate blanco y los diferentes sabores de chocolate, incluso con un toque picante.

Laneu

En la concurrida y famosa calle San Francisco debido a los monumentos en forma de setas que la decoran,  se encuentra en un local en el número 12 que no pasa desapercibido por su bonita y sencilla decoración.

Quieren respetar las recetas de sus antepasados y por ello sus helados se elaboran cada día únicamente con leche y nata fresca (tienen su propia lechería) y sin ningún tipo de aditivo, empleando siempre los ingredientes de mayor calidad. Entre su oferta de helados destaca el de caramelo con un toque de sal para potenciar el sabor y la variada combinación de chocolate con otros sabores, como menta, naranja, almendra, galleta o avellana. También cuentan con sorbetes de fruta ecológica de limón, fresa, mango o melón y granizados.

Espí

En esta heladería se ofrece el trabajo de profesionales del helado y del turrón desde hace más de un siglo, motivo por el que suponen todo un referente en la industria heladera de la provincia. Su local situado a la entrada de la ciudad, en una de sus calles más importantes, es un punto de encuentro para disfrutar de sus productos a lo largo de toda la temporada estival.

Cuenta con una amplia y deliciosa variedad de helados elaborados artesanalmente que suplen los gustos de todos los consumidores, pero sin duda alguna su producto estrella es la horchata de almendras, bebida característica y tradicional en nuestra zona geográfica, que se puede acompañar con una coca de almendras preparada a diario ellos mismos. Otras opciones para aplacar el calor del verano es su granizado de café o el agua de cebada, también típica de aquí.

Livanti Gelato di Sicilia

Junto a la Concatedral de San Nicolás, en pleno casco antiguo alicantino, se sitúa esta pequeña heladería que elabora sus productos siguiendo la tradición heladera de Sicilia. No cuentan con un espacio habilitado para sentarse y por ello es la opción más acertada para pasar a pedir una tarrina o cucurucho que acompañe los paseos por las calles de la ciudad en una mañana veraniega.

Sus tarrinas son servidas con generosas cantidades a precios asequibles. Tienen sabores para todos los gustos, desde varios tipos de chocolates, vainilla, helados con base de leche o tipo sorbete más ligeros y con sabores más afrutados, pasando por otros menos habituales como algarroba, violeta, regaliz, pomelo o limón con albahaca. Sorprenden de vez en cuando con alguna mezcla nueva y por ello lo más aconsejable es atreverse a probarlas. No obstante, el chocolate puro es un clásico que no puede faltar en alguna ocasión.

La Jijonenca

Con una trayectoria a las espaldas de más de 45 años dándose a conocer por todo el territorio nacional, en la Jijonenca encontramos la fusión entre lo artesano, la innovación y la pasión por su producto más solicitado, el helado, su valor añadido más diferencial es la artesanía. También ofrecen todo tipo de turrones bajo la marca Injihesa.

La Jijonenca cuenta con numerosos locales distribuidos por toda la provincia alicantina y su origen reside en Jijona, el pueblo del turrón, por lo que resulta imprescindible probar el helado de este sabor. También cuentan con un amplio elenco de productos que se salen de la tarrina o cucurucho tradicional, como diferentes formatos de helado adaptado a temáticas llamativas para los más pequeños, conos ya preparados con diferentes mezclas, polos, granizados, postres y tartas de cumpleaños. Un clásico que no puede ser obviado por los amantes del dulce.

Heladería Borgonesse

Un local diferente y llamativo en una de las calles más transitadas del centro histórico de Alicante, el epicentro de la tradición heladera evolucionada hasta nuestro días. Con una cuidada decoración y una rocambolesta manera de exponer sus helados detrás del mostrador, no pasa desapercibida por ningún viandante. Además de una amplia variedad de helados, también se especializan en turrones que ofrecen en la tienda, a parte de tartas caseras y bollería.

Entre sus sabores, a parte de los clásicos que son imprescindibles, encontramos una lista interminable para sorprender a los más golosos, cuentan con helado de las chocolatinas snikers, de nutella, de kinder bueno o de galleta oreo. Tampoco puede faltar como opción alguno de sus deliciosos crepes rellenos al gusto, para disfrutar dando un paseo por la Explanada de España que se encuentra a pocos pasos de esta heladería.

Yo-Yo Frozen Yogurt

Con la llegada del buen tiempo, un paseo bajo el sol alicantino puede hacer subir la temperatura corporal hasta el punto de que un refrigerio se torne necesario. En plena Explanada, una yogurtería abre sus puertas a modo de oasis para ofrecer un dulce ágape, sano y refrescante. Una generosa tarrina de yogur helado con infinitas combinaciones, tan variadas como gustos hay.

Bases de yogur natural, sin azucar, de fresa, arándanos, mango, chocolate o sabores más atrevidos como el chicle o «cheesecake» pueden combinarse de millones de maneras diferentes. La fruta fresca es una opción, con trozos de piña, fresas, sandía o melón, «toppings» como galletas de varios tipos, lágrimas de chocolate, muesli, «sprinkles», coco, lacasitos o golosinas y, para terminar, un sirope. De chocolate, fresa, frutas del bosque o caramelo entre otros para, según el día, el momento y la persona, crear una mezcla única y diferente en cada ocasión.

 

Fuente: ABC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: