Fecha de publicación: 27/05/2021

La fiesta del Castell de l’Olla atrae normalmente a más de 50.000 personas de toda la provincia de Alicante.

Altea cancela un festival único de fuegos artificiales por segundo año consecutivo

La Cofradía de Castell de l’Olla ha cancelado el 34º festival de la luz, la música y la pirotecnia por segundo año consecutivo por la pandemia y el miedo al hacinamiento.

El festival se considera el evento más espectacular de su tipo y es único porque los fuegos artificiales se lanzan íntegramente desde el mar en la hermosa bahía de Altea.

La importancia del tradicional evento ha sido reconocida con el Premio al Mérito Turístico, distinción que le otorgó el Patronato Provincial de Turismo de la Costa Blanca en 1999.

Pero «a pesar de la mejora de la pandemia y del avance de la campaña de vacunación en la Comunidad Valenciana», ha anunciado hoy, jueves 27 de mayo, el presidente de la Cofradía, José Pérez Gorgoll, que el espectáculo de luz y color no seguirá adelante este verano .

“Después de debatir los pros y contras, tomamos la decisión unánime de suspender el evento dado que por las características del Castell de l’Olla, sería imposible evitar las multitudes que impedirían las medidas de contención”, dijo.

A la Hermandad le preocupa que, a pesar de que cada año hay más de 200 policías y voluntarios de Protección Civil, no se puede garantizar la seguridad pública.

Los pensamientos ahora han girado hacia 2022, y el ilustrador galardonado internacionalmente, Paco Roca, que diseñó el póster de este año, tendrá la tarea de crear otro para el próximo año, cuando el festival se desarrollará junto con un extenso programa cultural.

La decisión de cancelar será un gran golpe para las empresas locales que se benefician de las decenas de miles de visitantes a Altea en la comarca Marina Baixa de la provincia de Alicante.

Altea está a 10km de Benidorm en la Costa Blanca y parte del municipio de Alfas del Pi, que alberga a más de 2.400 británicos.

IMAGEN: Amics del castell de l’Olla