Fecha de publicación: 02/06/2021

El fascinante descubrimiento se ha realizado en los restos de la antigua Posada del Ángel en la ciudad de Valencia.

Cementerio medieval desenterrado durante la restauración del muro islámico en la Costa Blanca

Las obras de restauración de la muralla islámica del siglo XI de la plaza del Ángel han revelado parte de un cementerio medieval que perteneció a la desaparecida parroquia de Santa Cruz.

En lo que ha sido aclamado como «el proyecto patrimonial más importante de la ciudad en décadas», los arqueólogos también han desenterrado antiguos establos de la Posada del Ángel que sobrevivieron hasta una gran inundación en 1957.

Cementerio medieval desenterrado durante la restauración del muro islámico en la Costa Blanca

El objetivo del proyecto de 3,4 millones de euros es restaurar la muralla del siglo XI y la torre de la Plaza del Ángel e integrarlas en un jardín que se abrirá al público.

«Queremos hacer un parque arqueológico, para que mientras la gente pueda disfrutar de un espacio abierto, pueda conocer nuestra historia, de dónde venimos y quiénes somos, una herramienta para ahondar en nuestras raíces», dijo el equipo de la autoridad local detrás el trabajo de conservación.

Cementerio medieval desenterrado durante la restauración del muro islámico en la Costa Blanca

El proyecto comenzó en Match y se espera que dure 15 meses, con arqueólogos en el lugar durante todo el proceso.

Las excavaciones realizadas hasta el momento han permitido a los arqueólogos localizar vestigios de patios ajardinados con charcos de agua en la Plaza Santa Cruz, que parecen ser viviendas de la segunda mitad del siglo XIX.

Debajo de estos se ha encontrado ahora parte del cementerio parroquial de Santa Cruz, un lugar de enterramiento que fue destruido en 1884.

Cementerio medieval desenterrado durante la restauración del muro islámico en la Costa Blanca

El ayuntamiento había acordado previamente trasladar los cuerpos a un cementerio general, pero esto solo se completó parcialmente, por lo que no se retiraron algunos restos óseos.

A medida que avanza el trabajo, el equipo espera exponer un foso que corría frente a la fortificación que luego se utilizó para canalizar el canal de Rovella.

IMAGEN: Ayuntamiento de Valencia