La Alberca ( Salamanca ) – España – Paseo vespertino por la

La Alberca es el pueblo más visitado de la Sierra de Francia y se encuentra a 1 hora en coche de la histórica ciudad de Salamanca.    Los turistas locales llegan los fines de semana para disfrutar de su entorno natural y de su tienda de artesanía y alimentación (especializada en jamón local). El tiempo parece pasar lentamente en las calles de La Alberca….

Este pueblo de unos 1.500 habitantes se encuentra a 1.000 metros de altitud y es uno de los lugares con más encanto de España. Ha conservado gran parte de su carácter medieval y ahora está bajo protección nacional. Fuera del idílico pueblo, con sus estrechas calles y bonitas plazas, hay algunas bonitas fincas con tejados de dosel y ventanales. Sin embargo, lo más impresionante es la plaza principal del pueblo, con sus arcadas de madera y granito. Muchas de las interesantes costumbres del pueblo han sobrevivido.

La Alberca Hogar del Jamón Ibérico Fermín

Puede que La Alberca no sea tan popular como otras ciudades de España, pero no deje que eso le engañe. La Alberca es un pequeño pero hermoso destino turístico que merece la pena visitar. Le sorprenderán algunas de las cosas únicas que puede hacer y los lugares que puede explorar en este destino oculto.

Si tiene planes para visitar España y no está seguro de si La Alberca debería estar incluida en su itinerario, siga leyendo. En esta lista, hemos reunido algunas de las cosas que hacer en La Alberca y sus alrededores. Tenemos la corazonada de que si incluye esta ciudad en sus planes de viaje, estará encantado de haberlo hecho.

Bañandose en la alberca

Después de pasar el sábado admirando la maravillosa arquitectura de Salamanca, un amigo me propuso ir al cercano pueblo de La Alberca el domingo, para probar algo más rural. Yo, como siempre, tenía ganas de conocer un lugar nuevo, así que nos abrigamos bien y nos adentramos en la sierra.

La niebla de esa mañana era bastante espesa y nuestro viaje estuvo marcado por una conducción muy lenta y cuidadosa, así como por las constantes llamadas de la madre de mi amigo para asegurarse de que seguíamos bien. Sin embargo, al llegar a los alrededores de La Alberca, que se encuentra en las colinas de la Sierra de Francia, nos quedamos sorprendidos por el paisaje que de repente se nos presentó. De repente, pudimos ver picos, valles, campos y pequeños pueblos rurales a kilómetros de distancia. La imagen era realmente perfecta.

Seguimos conduciendo un poco más para llegar a La Alberca, que está llena de auténtico encanto. Está formada por un laberinto de hermosas callejuelas con sus casas antiguas, tiendas de artesanía únicas y pintorescos bares de tapas que estaban llenos de lugareños parlanchines. Su rara belleza y originalidad lo convierten en un lugar turístico muy popular, pero en invierno era algo más tranquilo, lo que significaba que podíamos degustar algunas de las delicias locales sin estar demasiado abarrotados. Fui bastante aventurero con mi pedido de tapas, aunque creo que probablemente será la última vez que pruebe la oreja de cerdo.

Alberca

Debido a la relativamente larga presencia de la civilización árabe en la región, el nombre de La Alberca puede provenir de la palabra árabe “berka” que significa lago, combinada con el artículo árabe “al”. (Discutido)[cita requerida]

La gente ha vivido en la zona de La Alberca desde antes de la llegada de los romanos, como demuestra el castro prerromano que se encuentra bajo una parte del pueblo. Quedan pocos restos de la época [visigoda], aunque se cree que se reutilizaron materiales para construir la actual Capilla Vieja de las Majadas.

Según la leyenda, en 1465 las mujeres de la ciudad derrotaron a las tropas portuguesas y, en esta victoria, reclamaron la bandera portuguesa, que aún hoy se conserva en el pueblo. La victoria se celebra el segundo día de Pascua.

En el siglo XV, Juan II de Castilla puso la villa bajo el dominio de la Casa de Alba, que más tarde obtuvo el control de parte de la Sierra de Francia con la ayuda de Fernando. Estos dominios se agruparon bajo una jurisdicción con sede en la localidad cacereña de Granadilla.