La romántica leyenda sobre el origen del nombre de Alicante.

El origen del nombre de la ciudad de Alicante es una historia de leyenda y de amor. Hoy te traemos una leyenda medieval en la que dos jóvenes compiten por conquistar el corazón de una princesa y cuyo final termina con el renombramiento de la ciudad dónde se desarrolla la trama, que pasó a llamarse Alicante. ¿Quieres conocer la famosa leyenda de Ali y Cántara? en las siguientes líneas te contamos más sobre esta apasionante historia donde el amor es el protagonista.

La mayoría de los historiadores cree que el origen del nombre de Alicante viene del griego, de Akra Leuké, que significa montaña o promontorio blanco, que seguramente hace referencia al color claro de la montaña donde hoy se encuentra el castillo. Del Akra Leuké griego derivó a la Lucentum romana, ciudad antigua que todavía puede visitarse cerca de la cala de la Albufereta. Los musulmanes convirtieron Lucentum en Al-Laqant y de aquí la Alacant valenciana y la Alicante española.
Pero hay otra explicación del origen del nombre de Alicante, que si bien no es histórica, no deja de tener gran encanto. He aquí la leyenda del origen legendario del nombre de Alicante y de la curiosa cara que se ve tallada por el capricho de la naturaleza bajo la cima donde se encuentra el castillo y que es conocida como la cara del moro.

En una pequeña ciudad de Al-Andalus situada junto a la costa del Mediterráneo gobernaba un gran noble musulmán. El noble tenía una hermosa hija llamada Cántara. El padre quería que su hija tuviera un buen matrimonio, digno de la nobleza a la que pertenecía la familia. Dos pretendientes de las familias más nobles de la ciudad se presentaron para desposar a la bella Cántara. Uno de ellos era Almanzor, intrépido, práctico y decidido. El otro era Alí, de bellas facciones, al que le entusiasmaba la poesía y la música. Su voz, de bello timbre, le hacía un excelente cantante.
El padre de Cántara, propuso un reto a los pretendientes: “Aquel de los dos que de aquí a un año vuelva a mí con las mayores riquezas como pago de dote por mi amada hija será el agraciado que tome su mano. “
Almanzor, no perdió el tiempo y rápidamente flotó un barco con el que pensó recorrer el Mediterráneo en busca de esas riquezas que le harían esposo de Cántara.
Alí, por contra, hechizado desde el primer momento de la belleza de Cántara, en ningún momento pudo plantearse el alejarse de la bella joven. De esta manera, con Almanzor lejos, el corazón de Cántara poco a poco fue rindiéndose a los cantos y poesías de Alí. La pareja se veía a espaldas del padre de Cántara. Los dos jóvenes, alumbrados por la llama del amor, pasaron los meses más felices de sus vidas.
Pero el tiempo pasaba y el plazo llegaba a su término. Corría el rumor, que Almanzor se había casado en las tierras más orientales del Mediterráneo con una gran princesa. Así, los dos jóvenes sólo esperaban que acabara el plazo para formalizar para siempre su amor.

El primer día de la primavera se cumplió el plazo. Pero como muchas veces pasa el amor más puro da una corta felicidad. Al amanecer del día que se cumplía el plazo, una estilizada galera apareció en el horizonte.

Almanzor desembarcó en el puerto. Sus ropas cuajadas de diamantes y otras piedras preciosas brillaban con el sol de la mañana. Su barco estaba lleno de riquezas traídas de muchos países. Aunque era cierto que Almanzor se había casado con una princesa en tierras lejanas del Mediterráneo, vino a pedir la mano de Cántara, no pensaba renunciar a ella, ya que su religión islámica le permitía casarse con varias mujeres.

En el castillo, donde residía el gobernador, se realizó la reunión donde se iba a decidir el destino de Cántara. La joven, viendo la situación, habló con su padre para que deshiciera el acuerdo y le confesó su amor por Alí. Pero el gobernador, olvidando los deseos de su hija y entusiasmado por las riquezas que Almanzor iba a dar como dote por su hija decidió que tendría que desposarse con Almanzor. En un arranque de desesperación, y antes de que nadie pudiera evitarlo, la bella Cántara subió a lo más alto del castillo y echando una última mirada al mar y a la ciudad donde había vivido el tiempo más feliz de su vida con Alí, saltó al vacío. Alí, viendo a su amada caer no lo dudó un segundo y se precipitó tras ella.
Triste historia la de los enamorados. Desde entonces, desde aquellos lejanos tiempos, la ciudad que vivió el amor de Alí y de Cántara tomó el nombre de los dos enamorados: Alí-Cantara – Alacant – Alicante

En el castillo desde donde se tiraron Ali y Cántara la roca misma manifestó su ira contra el gobernador, que siguió los dictados de la avaricia y no los del amor. La tierra se abrió y engulló al egoísta que desde entonces pena en las entrañas del castillo. Su cara quedó reflejada en la montaña. Es la cara del moro que se puede ver en la ladera del castillo de Alicante. Su maldición es ver desde la altura a todos los enamorados de Alicante para que aprenda que el amor es más importante que todas las riquezas.
Si alguna vez visitas Alicante y sientes que alguna presencia extraña te mira ¡alégrate!. Seguro que vas con tu amor verdadero y la mirada que notas es la de la cara del moro que desde el castillo envidia tu felicidad.

Fuentes: http://www.muchosol.es y http://www.arte-historia-curiosidades.blogspot.com

10 CURIOSIDADES SOBRE EL CASTILLO DE SANTA BÁRBARA

1. El Castillo de Santa Bárbara fue el lugar de asentamiento de todas las culturas que pasaron por Alicante. Al estar situado en el centro de la ciudad y frente al mar, era perfecto para controlar la ciudad y ver el tráfico marítimo desde una posición privilegiada. Por tanto, es un sitio con mucha historia.

2. Tras varios estudios, se han descubierto la existencia de restos arqueológicos de ocupaciones prehistóricas, ibéricas y romanas. Al ser el asentamiento de todas las ocupaciones que pasaron por la ciudad, cada una de ellas ha dejado un aporte cultural, arquitectónico y arqueológico.

3. El origen del nombre del Castillo de Santa Bárbara proviene de la festividad de San Bárbara. Como podemos leer en One Magazine: “La primera referencia a la devoción y culto público a Santa Bárbara en España es de 1248 y se refiere a la conquista de Alicante y su castillo por don Alfonso (más tarde Alfonso X el Sabio), el día 4 de diciembre de dicho año”.

4. Tiene una posición estratégica, ya que se encuentra construido sobre el Monte Benacantil, a 167 metros por encima del nivel del mar. Es un lugar único que permite disfrutar de unas vistas impresionantes de la ciudad. Gracias a su altura y al Parque de la Ereta que se encuentra a las faldas del castillo, se pueden captar fotografías que plasman la esencia de Alicante.

5. El castillo de Santa Bárbara tiene 7 cañones que se representan con 7 ondas en la mantilla de las Bellezas y Damas de las Hogueras de Alicante.

6. El castillo como lo conocemos hoy en día, empezó su reforma durante el reinado de Felipe II. Sin embargo, no fue hasta partir de los años 70 que se empezó a dinamizar como referente turístico y cultural de Alicante.

7. Todos los meses se realizan visitas teatralizadas, un acontecimiento muy especial en el castillo ya que se puede vivir parte de la historia de España en una auténtica experiencia.

8. En 2016, se hizo la solicitud para que sea Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, junto al castillo de San Fernando, la extensa red de Torres de la Huerta y la isla fortificada de Tabarca.

9. En el Castillo de Santa Bárbara se encuentra el Museo de la Ciudad de Alicante (MUSA), el cual cuenta con cinco salas con distintas exposiciones para conocer diferentes etapas históricas de Alicante.

10. Día tras día, el Castillo de Santa Bárbara se consolida como espacio exclusivo para disfrutar del buen tiempo mediterráneo y su gastronomía. Se pueden degustar productos alicantinos, vino de la zona y cenar con unas vistas nocturnas que encantan.

 

6935222645_416f595317_o.jpg

 

Fuente: Esatur

Conoce la historia y el arte prehistórico de Alicante : Los primeros santuarios

La exposición, que se inauguraró el pasado 5 de julio, reúne 250 piezas procedentes de 19 museos nacionales y locales que se ubican en más de ochocientos metros cuadrados, divididos en tres salas.

Durante el recorrido, el visitante tendrá la oportunidad de profundizar en el arte rupestre tanto de la provincia de Alicante como de destacados enclaves del país.

Todo lo que vas a ver en la exposición ´Rupestre. Los primeros santuarios´

El original y cuidado diseño expositivo arranca con un guiño a las Cuevas de Altamira para mostrar el arte paleolítico a través de paneles y piezas de arte mueble del norte y centro peninsular, entre las que destaca el llamado Glotón del Jarama o la placa de Villalba.

A esta selección se añade otra procedente de emplazamientos de la Comunitat Valenciana como la Cova del Parpalló de Gandía o el conjunto del Tossal de la Roca de La Vall d´Alcalà.

Esta primera sala culmina con una potente imagen gráfica y audiovisual de los tres santuarios alicantinos: la Cova Fosca y la Cova del Reinós en La Vall d´Ebo y la Cova del Comte de Pedreguer.

La segunda estancia, centrada en el Pla de Petracos, deja constancia de la esencia del Neolítico y del Arte Macroesquemático, un estilo único que solo se ha registrado en la provincia de Alicante y cuya representación principal son las figuras humanas y los motivos geométricos.

Los calcos de los principales conjuntos prehistóricos localizados en la montaña alicantina están acompañados por el vaso con el orante de la Cova de l´Or, procedente del Museo de Alcoy.

Por último, la tercera sala concentra la documentación de más de veinte enclaves y está destinada al Arte Levantino y al Arte Esquemático. Este espacio exhibirá singulares piezas procedentes de distintos museos locales y nacionales, como el vaso de Costamar.

´Rupestre. Los primeros santuarios´ culminará con una evocación a la influencia del Arte Prehistórico en el Arte Contemporáneo con la obra de Miquel Barceló, Il pittore a Bologna (1983), como eje principal.

En este sentido, la exposición incluye otras llamadas a la creación artística como un mural de Dionisio Gázquez y la proyección de un cortometraje dirigido por éste y por Alberto Hernández.

Asimismo, cabe destacar los paisajes sonoros de las salas creados por el reconocido compositor alicantino Luis Ivars y los recursos de accesibilidad dispuestos para abrir esta muestra a todos los públicos.

Lectura fácil, tanto en los paneles como en la propia guía didáctica destinada a escolares, reproducciones en 3D y puntos de intérprete son algunos de los medios instalados “para conseguir que la cultura y el conocimiento lleguen a todos los colectivos presentes en nuestra sociedad”, como ha explicado el diputado de Cultura, César Augusto Asencio.

Asencio asegura que esta nueva propuesta “conduce al visitante por un extraordinario recorrido a través de nuestro Primer Arte, desde Altamira hasta los abrigos del arte macroesquemático del Pla de Petracos en Castells. La Diputación de Alicante apuesta de nuevo por un original y sólido proyecto que reunirá piezas únicas en una muestra inédita”.

No olvides comprar las entradas de ´Rupestre. Los primeros santuarios´ en este enlace.

En 1998 la UNESCO incluyó el Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica en su prestigiosa lista de Patrimonio Mundial. Ahora, veinte años después, el MARQ conmemora esa fecha con una exposición única sobre nuestro Primer Arte.

El proyecto, que mostrará hasta el próximo mes de enero la esencia del arte prehistórico en la provincia de Alicante, ha contado con la colaboración de Asisa, Cajamurcia, La Caixa y Museums Partner.

 

Fuente : DiarioInformación

7 curiosidades de la noche de San Juan que quizás no conocías

Sabemos que la noche de San Juan es una de las noches más cortas del año -pero no la más corta-, que se celebra de forma especial en varias ciudades de España ( especialmente en la nuestra ) y que las hogueras son un elemento esencial en su celebración. Pero hay otros detalles menos conocidos de esta fiesta de origen pagano que también tiene una larga tradición en otros países. ¿Quieres conocerlos? Pues aquí van estas 7 curiosidades de la noche de San Juan que (tal vez) no conocías:

1. San Juan, la excepción que confirma la regla

Las fechas de conmemoración de los santos coinciden con el aniversario de su muerte o con el traslado de sus reliquias, pero en el caso de la festividad de San Juan se toma la fecha de su nacimiento, el 24 de junio (la noche de Juan se celebra en la mayor parte de los casos del 23 al 24 de junio salvo aquí en Alicante, donde se celebra del 24 al 25 de junio), seis meses antes del nacimiento de Jesús.

La noche de San Juan se celebra en muchas partes de España. Chiringuito Los Pinares (Flickr)

2. El número de saltos por encima de la hoguera varía según el lugar

La noche de San Juan es una tradición muy arraigada en muchos lugares de España, como la Comunidad Valenciana, Galicia, Canarias o Cataluña. Aunque los rituales como saltar por encima de las hogueras son comunes, hay algunas diferencias entre unos lugares y otros. Por ejemplo, en Galicia hay que saltar 9 veces mientras que aquí en Alicante y Valencia el número mágico es 7.

Noche de San Juan en Alcobendas. Andrés Kudacki (Gtresonline)

3. La noche de San Juan tiene su propio truco de belleza

Caminar sobre las ascuas de la hoguera, en ocasiones con alguien a cuestas, y apuntar en un papel las cosas negativas que quieres olvidar y quemarlo en la hoguera son otras costumbres comunes en la noche de San Juan, pero en otros, como Andalucía, hay rituales diferentes, como lavarse la cara con agua del mar para ganar en belleza.

Noche de San Juan en San Pedro Manrique, en Soria. Israel López (Gtresonline)

4. El agua también es importante

El fuego es el elemento principal de la noche de San Juan, pero el agua también tiene su protagonismo. El ritual marca que bañarse en el mar en la noche de San Juan proporciona salud para todo el año y que saltar 9 olas de espaldas al mar elimina las energías negativas y aumenta la fertilidad en las mujeres.

Fiesta de la noche de San Juan en una de las playas de Valencia. Emilio Morenatti (Gtresonline)

5. Una fiesta extendida por el mundo

La noche de San Juan no sólo se vive de forma especial en muchos puntos de España, sino también en otros países, ya sea en la noche del 23 al 24 de junio o alguna noche antes para coincidir con el solsticio de verano. En Europa también hay tradición en diferentes lugares de Portugal, Finlandia, Suecia, Noruega, Dinamarca y Reino Unido; y en América, en países como Brasil, Argentina, Chile, Perú, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Venezuela y Puerto Rico.

Fiesta del solsticio de verano en Maloyarotslavets, en Rusia. Sergey Ponomarev (Gtresonline)

6. La tradición en Copenhague

En Copenhague celebran cada 23 de junio una noche de San Juan (Snakt Hans) muy especial. Los daneses se reúnen con su familia y con sus amigos para cenar juntos y después acudir a una hoguera en la que se coloca una bruja hecha con ropa vieja rellena. Antes de encender el fuego se pronuncia un discurso y se entona la canción del solsticio de verano (“Midsommervisen”).

Noche de San Juan en Copenhague Thomas Rousing (Flickr)

7. ¡No es la noche más corta del año!

Al contrario de lo que se cree, la noche más corta del año no es la de San Juan, sino que varía cada año entre el 20 y el 22 de junio. Y siempre y cuando hablemos del hemisferio norte. Unos días antes de la noche de San Juan, miles de personas se congregan cada año en torno al monumento prehistórico de Stonehenge, en Inglaterra, para celebrar el solsticio de verano con bailes al ritmo de tambores.

Fiesta del solsticio de verano en Stonehenge, Inglaterra. Lefteris Pitarakis (Gtresonline)

Fuente: ElviajeroFisgon

Significado de la NIT DE L´ALBÁ

La Nit de l’Albà es una fiesta del fuego, genuina e identificativa del pueblo de Elche. Desde el siglo XVI se celebra esta fiesta que es el preludio de las representaciones del Misteri y los días grandes de las fiestas del Elche.

Si en algo se diferencia la Nit de l’Albà de otras celebraciones pirotécnicas, es en la participación del público. La Nit es de todos porque está compuesta de dedicatorias, de palmeras ofrecidas a las personas queridas, sea porque nacen o sea porque ya no están con nosotros o bien porque simplemente se ofrece esta dedicatoria a amigos o clientes.

Cada palmera que contemplamos en la Nit de l’Albà sabemos que es una ofrenda de amor, amistad y buenos deseos hacia alguien,  y éste es el verdadero sentido de la Nit de l’Albà, una ofrenda de agradecimiento y reconocimiento por parte de todo el pueblo de Elche.

EL COMIENZO Y EL FIN DE ESTA MÁGICA NOCHE:

Los cohetes y los fuegos artificiales se suceden desde las 23 horas hasta minutos antes de la medianoche. En ese momento, cesa la actividad pirotécnica, las luces de la ciudad se apagan y los ilicitanos aguardan en silencio el momento más importante de la noche,mientras suena de fondo el fragmento más significativo del Misteri d’Elx: “el Gloria Patri”. En medio de la oscuridad, se alza la palmera de la Virgen, una gran palmera de luz blanca que se lanza desde la Basílica de Santa María, y que ilumina por completo,durante unos segundos, todo el cielo de la ciudad.

Tras el momento mágico, vuelven a encenderse las luces y se puede ver en la torre de la Basílica una pequeña “virgen de fuego” mientras se escucha la famosa habanera “Aromas ilicitanos” y todos los ciudadanos la cantan desde sus terrazas y balcones. Para concluir, es tradicional finalizar la celebración comiéndose la sandía. Algunos aún continuarán tirando cohetes hasta altas horas de la madrugada, y otros, los más atrevidos, se sumarán a la tradicional guerra de carretillas en un lugar especialmente acotado para ello, sólo apto para verdaderos apasionados del fuego.

La Nit de l’Albà está declarada Fiesta de Interés Turístico Autonómico de la Comunitat Valenciana.

Información para patrocinio de palmeras dedicadas:

Datos de contacto


Concejalía de Fiestas – c/ Lago, 3

966658209-672625662

 fiestas@elche.es

El museo del Mar. Un recorrido por las raíces de Santa Pola

Danzas populares, veleras manufacturando en el obrador y pescadores poniendo a punto las redes. El Museo del Mar de Santa Pola cobró el jueves más vida que nunca. Se inauguró la nueva exposición permanente en el Castillo-Fortaleza, que recrea a través de varias salas el modelo de hogar tradicional de pescadores y familias burguesas en los dos últimos siglos, como también se hace un homenaje a la primera oficina municipal que tuvo Santa Pola, cuando creó su propio Ayuntamiento en el año 1812.

Durante la presentación que se realizó el jeuves, un numeroso grupo de voluntarios, muchos de ellos participantes de las representaciones de la Venida de la Virgen de Loreto, se enfundaron trajes de la época y reprodujeron los oficios tradicionales de Santa Pola en el interior de las seis salas, transformadas en viviendas, que están repletas de enseres que han sido donados al museo en la última década por una veintena de particulares interesados en conservar los enseres de sus antepasados. Haciendo un repaso por esta exposición, se recrea una cocina típica de pescadores, con objetos que van desde una mesa con el mortero hasta tinajas de agua o la lumbre que calienta el caldero. Comunica una puerta azul, símbolo marinero, con un dormitorio humilde donde reposa la máquina de coser, el orinal debajo de la cama o cuadros en las paredes que remarcan la devoción patronal.

A unos metros, el contexto es bien diferente, y la atención se traslada a un salón comedor de alta alcurnia en el que cabe el piano, la radio, figuras de mármol y juegos infantiles caprichosos como un monopatín. Anexo se encuentra una alcoba con colchas de hilo fino, muñecas de porcelana y prendas de lujo, que suponen los ajuares de novia de finales del siglo XIX que han sido recuperados de palacetes antiguos.

El último espacio simboliza el nacimiento de Santa Pola como municipio independiente de Elche. Así, se representa un despacho con una gran fotografía que data de cuando el primer Ayuntamiento estaba ubicado en el propio Castillo-Fortaleza. Aparece, también, instrumental de trabajo como máquinas de escribir, sellos o armarios llenos de archivos que han sido donados por la antigua aduana portuaria.

Según María José Cerdá, directora del museo, «el objetivo es completar todas las etapas históricas, ya teníamos una sección arqueológica y etnográfica que va desde el Neolítico a la actualidad, y ahora recreamos los modos de vida en los últimos siglos». Señala que el trabajo de musealización se inició con la anterior directora, Maria José Sánchez, almacenando en las dependencias los cientos de donaciones que han hecho vecinos que buscaban que sus efectos personales tuvieran una segunda utilidad, para reavivar la memoria histórica. Desde entonces, comenzaron a investigar a través de fotografías antiguas y pistas en los periódicos locales de la época sobre costumbres, mobiliarios y comportamientos de los habitantes. Reconoce, además, que sólo han mostrado una parte del material custodiado, y que poco a poco sustituirán algunos enseres para dar la sensación de que el museo está vivo. Además, desde el día de ayer han comenzado las visitas teatralizadas en estos nuevos rincones.

 

thumb

 

Fuente: DiarioInformación

Santa Pola, el rincón del mar y las Salinas

Santa Pola es un municipio de la Comunidad Valenciana (España) situado en la costa de la provincia de Alicante, en la comarca del Bajo Vinalopó.​ Los principales atractivos de Santa Pola son sus restos históricos, su puerto, sus salinas y sus playas dotadas de bandera azul, símbolo de calidad ambiental otorgado por la Fundación Europea de Educación Ambiental.

En esta publicación vamos a compartir con vosotr@s cinco lugares que no os debeís perder si visitáis este maravilloso pueblo:

 

1.    Las Playas
Darte un relajante y placentero baño en las playas o calas de Santa Pola es algo que no puede faltar en un tu visita. Santa Pola cuenta con 7 playas urbanas ( dos de ellas accesibles) y  6 playas naturales.
Playas urbanas: El Tamarit, Playa Lisa, Gran Playa (accesible), Levante (accesible), Calas de Santiago Bernabeu, Varadero y Calas de Santa Pola del este.
Playas naturales: El Pinet, La Gola, Calas de l’Aljub, Bancal de l’Arena, Calas del Cuartel y Ermita.
Puedes encontrar más información sobre las características de cada una de las playas en la página web de Turismo de Santa Pola.

720x230 GranPlaya Santa Pola CostaBlanca ComunidadValenciana.jpg

2.    Tabarca
Tabarca es la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Santa Pola es el punto más cercano desde el que se puede acceder desde la península. Atrévete a montarte en uno de los barcos taxi (comúnmente llamados “tabarqueras”) y descubrirás las aguas cristalinas de esta tranquila isla.
Tabarca era un antiguo refugio de piratas. Para acabar con la piratería fue fortificada y poblada por habitantes de la isla tunecina de Tabarqah (de donde proviene su nombre actual).
En 1964 fue declarada Conjunto Histórico Nacional. En la isla, además de restaurantes y lugares de ocio y entretenimiento, se puede visitar el Museo Nueva Tabarca.
Las aguas que rodean la isla son el hábitat natural de cientos de especies marinas diferentes. Tanto es así que en 1968 fue reconocida como la primera reserva marina del país.
foto-tabarca-1024x421.jpg

3.    El Castillo-Fortaleza
Esta muestra arquitectónica militar del s.XVI albergaMuseo del Mar, Sala Municipal de Exposiciones, Salón de Actos “Baluarte del Duque de Arcos” y Capilla de la Virgen de Loreto. Se encuentra situado en pleno centro de la ciudad, circundado por multitud de bares, restaurantes y tiendas.
Desde 1859 ha sido propiedad del Ayuntamiento de Santa Pola y se ha utilizado para desempeñar funciones diversas. Ha sido sede de la Casa Consistorial, Cuartel de la Guardia Civil, Juzgado de Paz, hospital y hasta una improvisada plaza de toros.

castillo_fortaleza_de_santa_pola_en_fiestas_by_kilicao-d6o05vi-e1524416480272.jpg

4.     Las Salinas
Estos preciosos humedales que cubren 2.470 hectáreas están situados en la zona litoral de la bahía de Santa Pola. Este declarado Parque Natural es el hábitat natural de flamencos y cigüeñelas gracias a la explotación salinera desde finales del s.XIX.
Está incluido en la lista RAMSAR y declarado mediante una directiva europea Zona de Especial Importancia para las aves por la presencia constante de estas en la zona. Las aves se alimentan de los peces e invertebrados que penetran en las salinas, creando un paisaje característico de flora y fauna en la zona.
Su funcionamiento para extraer sal consiste en el flujo circular del agua marina por un circuito de balsas. El agua estancada en unas balsas de poca profundidad se evapora por la acción del sol y es posible extraer la sal marina.
Date un paseo en bici o recórrelo a pie para disfrutar de la naturaleza en estado puro.

12365995vz.jpg

5.     El Faro
Se encuentra situado en el extremo este del Cabo de Santa Pola sobre una antigua torre vigía del s.XVI. Fue instalado en 1958 para guiar a los barcos por la noche. Su foco, situado a 152 metros sobre el nivel del mar es capaz de guiar a los barcos hasta con un alcance de 16 millas.
Su posición estratégica permite contemplar unas espectaculares vistas de la bahía de Santa Pola, de Alicante y de la Isla de Tabarca. En los días más claros incluso es posible ver el sur del Cabo Cervera y la isla Grosa y el Peñón de Ifach al este.

dsc1092.jpg

 

Fuente: Hotelgranplaya/wikipedia

 

 

El Barrio de Santa Cruz, Alicante

Partiendo cuesta arriba desde la Plaza de la Santa Faz, detrás del Ayuntamiento de Alicante y con el Castillo de Santa Bárbara al frente, nos encontraremos en el Casco Antiguo-Santa Cruz, conocido como el Barrio de Santa Cruz o simplemente El Barrio.

ALICANTE-BARRIO-DE-SANTA-CRUZ.jpg

Recostado sobre las laderas del monte Benacantil, aquí fue donde nacieron las primeras calles con nombre de la ciudad: Carrer de Dalt, Carrer del Mig, Carrer de Baix. Este rincón de sosiego, con las típicas casas de colores diferentes adornadas con macetas y tiestos es para recorrer andando lentamente, y disfrutando de la diferencia de ambiente.

Calles empinadas, con aires moriscos, donde encontraremos paneles con información que nos guiarán hasta encontrarnos, en lo más alto del barrio, con la Ermita de la Santa Cruz, junto a la muralla. Un mirador estupendo sobre la bahía, que se dice que fue construida sobre los restos de una antigua mezquita. En ella se guarda el Cristo de Medinaceli, al que con afecto llaman “El Cautivo” y que cada Semana Santa sale en procesión por las estrechas callejuelas.

El Barrio de Santa Cruz durante las fiestas patronales del barrio, que llegan en los primeros días de mayo con la celebración de Las Cruces, se transforma con las calles vestidas de flores.

barrio-de-santa-cruz-alicante

Cualquier época del año es buena para acercarte y disfrutar en El Barrio. Y al caer el sol, la marcha nocturna se instala con una excelente oferta de diversión para quien se acerque.

Fuente: ViajeJet

Un rincón de ensueño, Tabarca.

A 20 minutos de navegación desde Santa Pola, menos de una hora desde la capital , Tabarca es la isla más grande y la única habitada de la Comunidad Valenciana. Fue Planesia para los griegos, Planaria en la antigua Roma, la Isla Plana en la cual los piratas berberiscos ocultaban sus naves antes de lanzar sus ataques a las poblaciones costeras, lo que explica la presencia aún en la provincia de tantas torres de avistamiento. La frecuencia de los barcos que en agosto atracan cargados de excursionistas abarrota sus playas y sus restaurantes, especializados en arroces y guisos marineros. Pero siempre hay un último ferri de regreso, a partir del cual la isla queda en un reposo inquietante. Y siempre llega el invierno y su prematuro atardecer, que atrae al escritor falto de inspiración y a los amantes que buscan intimidad.

1490205172_827450_1490206665_sumario_grande.jpg

Nadie la llama por su nombre completo, Nueva Tabarca, heredera de la Tabarka que el imperio español poseyó frente a la costa tunecina desde 1541 y que Carlos V pobló de colonos genoveses. En 1741 los descendientes de aquella avanzadilla del imperio cayeron en la esclavitud, primero en Túnez y luego en Argelia. Más de 20 años transcurrieron hasta que aquellos cautivos obtuvieron su liberación, entre 1768 y 1769, alojándose provisionalmente la mayoría de ellos en la ciudad de Alicante. Aquello coincidió con el deseo de poblar la isla y dotarla de defensas que impidieran su uso por parte de contrabandistas y piratas. La nueva población y sus defensas militares terminaron por librar a la isla de la presencia de corsarios, y Tabarca se convirtió en base privilegiada para la pesca, una riqueza natural que fue primordial para sus habitantes hasta que, muy avanzado el siglo pasado, en los años ochenta, el peligro de verla esquilmada para siempre aconsejó declarar sus aguas como reserva natural. Restringida la pesca, los habitantes que hoy se resisten a abandonar una población que más que en ningún sitio sienten como creación propia han hallado en el turismo una cierta prosperidad que tratan de hacer compatible con el respeto al pasado y la integridad de su hermoso paisaje, a un tiempo limitado e inabarcable por el mismo mar que los encierra y les presta un horizonte infinito.

 

Peces y bañistas

La pesca intensiva y sin control se practicó en estas aguas durante décadas y décadas. Ahora, miles de bañistas se zambullen cada año en sus aguas. No fueron los corsarios los únicos depredadores que las navegaron, sino que hubo un tiempo no tan lejano en que los tiburones se aproximaban en busca de una de sus presas más codiciadas, el atún, que hasta mediados del siglo pasado se pescaba masivamente en almadraba, arte que desapareció de la zona definitivamente hacia 1960.

De aquel tiempo procede la crónica de la captura del último tiburón blanco atrapado en aguas de Tabarca: fue el 10 de agosto de 1946 y el ejemplar fijó la báscula en 1.790 kilos. Según las crónicas de la época, recogidas por diarios como Información, La Vanguardia o Abc, y avaladas por elocuentes fotografías, fueron necesarios 40 hombres para su desembarco, sus dimensiones alcanzaban los 6 metros de largo por 2,5 metros de diámetro, y dentro del animal se encontró un atún de 40 kilos. El tiburón fue vendido en lonja por 1.200 pesetas de la época. Contaban entonces los viejos del lugar que hacía 20 años que no veían algo así.

Por suerte, dado que han transcurrido 70 años desde entonces, y aunque el mar siempre esconde misterios y sorpresas, el buceo en aguas de Tabarca puede considerarse hoy una actividad placentera y muy recomendable, pues ofrece una gran variedad de peces como el mero, el dentón, la dorada, el pargo o la oblada, además de langostas, erizos y pacíficas estrellas de mar, pero el tiburón, como el pirata, apenas sobrevive en las historias que los lugareños relatan al visitante ocasional.

buceo tabarca 2.JPG

Fuente: Elviajero

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑