El Aeropuerto del Altet estrena una nueva línea aérea con San Petersburgo

El Aeropuerto de Alicante-Elche ha iniciado una nueva ruta con San Petersburgo, Rusia, de la mano de la compañía S7 Airlines, que ofrecerá esta conexión los miércoles y sábados. El primer avión que llegó ayer al aeropuerto alicantino procedente de San Petersburgo, un Airbus 319 con 144 asientos, fue recibido por los bomberos con un arco de agua.

nieve1.jpg

 

“La Venecia del norte”, “La Palmira del norte” y la “capital cultural de Rusia” son algunos de los nombres relacionados con San Petersburgo, la segunda ciudad rusa en importancia y población.

Situada en el noroeste del país, en la costa del mar Báltico, San Petersburgo siempre ha tenido significación estratégica para Rusia.

Fue fundada en 1703 al reconquistar Rusia la salida al mar de Suecia bajo el reinado de Pedro el Grande, quien así reforzó la presencia de Rusia en esa región, abriendo al mismo tiempo una “ventana a Europa”.

Para el desarrollo de la ciudad, el emperador Pedro I se inspiró en Venecia y prohibió los puentes permanentes sobre el río Neva para que se asemejara al Gran Canal, y también en Ámsterdam, promoviendo la construcción de canales en las calles.

Desde la puesta en marcha del proyecto los arquitectos e ingenieros más valiosos se involucraron en el desarrollo de la ciudad. Además de los rusos, dejaron ahí sus huellas arquitectónicas representantes de Suiza, Italia, Francia y otros países.

Se puede apreciar la influencia de la arquitectura italiana en el siglo XVIII y en menor grado de la francesa. En la ciudad se construyó un gran número de monumentos y conjuntos de arquitectura barroca y neoclásica.

Ampliamente conocidos son la Plaza del Palacio, con el Palacio de Invierno y el edificio del Estado Mayor; la catedral de San Isaac y la catedral de Nuestra Señora de Kazán; el Almirantazgo y el cabo de la isla de Vasílievski.

El centro histórico de San Petersburgo ha sido designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Pedro I atrajo una enorme fuerza laboral de siervos de todas partes del país, cuya cuota anual llegaba a las 40 000 personas. Lo que comenzó con la fortaleza de San Pedro y San Pablo y continuó con las labores de drenaje de las marismas alrededor del río Neva durante la Guerra del Norte (en condiciones climáticas adversas y con una mortalidad entre los trabajadores que en ocasiones alcanzaba el 50 %), con el tiempo registró un asombroso crecimiento, de tal modo que una década después la ciudad contaba con más de 30 000 edificios.

La transferencia de la capital rusa a San Petersburgo en 1712 contribuyó a su florecimiento. Desde los principios del siglo XVIII en San Petersburgo comenzaron a establecerse alemanes, finlandeses, suecos, armenios, tártaros y representantes de muchas otras nacionalidades.

La capital del Imperio ruso, tal como fue concebido por Pedro I, se convirtió en una “ciudad de tolerancia religiosa” por construirse ahí no solo iglesias ortodoxas, sino también templos de otras confesiones.

También se desarrollaron los alrededores de la ciudad, donde se edificaron las residencias de los zares Petergof y Tsárskoye Seló, destacadas por sus lujosos palacios, fuentes y parques.

Pedro había vivido y estudiado en los Países Bajos, por eso decidió bautizar a la manera holandesa la nueva ciudad en honor de su santo patrono, Sankt Piterburj, formaque posteriormente se germanizó.

La ciudad cambió de nombre varias veces: se llamó Petrogrado, de manera rusa y más patriótica, al entrar Rusia en 1914 en la Primera Guerra Mundial y luchar contra Alemania. En 1918 perdió su estatus capitalino y, poco más tarde, en 1924 recibió el nombre de Leningrado, en honor al jefe revolucionario Vladímir Lenin.

La Segunda Guerra Mundial fue un tiempo de severo sufrimiento para la ciudad, que se vio sitiada por las fuerzas armadas de la Alemania nazi durante 29 meses. Por el hambre y los bombardeos San Petersburgo perdió más de millón de ciudadanos.

Tras concluir la guerra, la ciudad creció considerablemente gracias al aumento de la población y la construcción de nuevas viviendas. En 1991, y tras un plebiscito, se volvió a llamar San Petersburgo.

Entre los símbolos de San Petersburgo figuran las esfinges del malecón de la Universidad, el monumento a Pedro I (“El Jinete de Bronce”), el Instituto Smolni y el crucero “Aurora”, que hizo el disparo que sirvió de señal para el inicio de la Revolución de Octubre.

San Petersburgo destaca por sus “noches blancas” en mayo y junio, cuando el sol apenas se pierde bajo el horizonte.

Además, la ciudad es un núcleo cultural, artístico e intelectual de Rusia. En 1724, el mismo Pedro el Grande decretó la fundación de la Academia Rusa de las Ciencias. Los graduados de la Universidad de San Petersburgo incluyen a ocho laureados con el premio Nobel.

La academia de baile fundada en 1738 se convirtió posteriormente en el mundialmente famoso Ballet Mariinski. En la ciudad no tardaron en aparecer muchas salas de conciertos, ballets y teatros. Allí también se afincaron ilustres compositores como Piotr Chaikovski, conocido por obras tan inolvidables como los ballets La bella durmienteEl lago de los cisnes y Cascanueces, y su inolvidable Obertura 1812.

La Academia Imperial de las Artes, fundada en 1757, dio al mundo a pintores renombrados como Karl Briulov e Iliá Repin.

San Petersburgo también inspiró a muchas célebres figuras nacionales de la poesía y la prosa que vivieron en la ciudad. El joven Alexandr Pushkin se convirtió, en opinión de muchos, en el máximo poeta nacional y el padre de la literatura rusa contemporánea. Sus obras se han traducido a los principales idiomas del mundo, así como las de Fiódor Dostoyevski, a quien suele catalogarse entre los mejores novelistas de la historia.

El Museo del Hermitage, ubicado en el centro de la ciudad, está considerado uno de los mayores museos y pinacotecas del mundo. Cuenta con unas tres millones de piezas de arte que se exponen en más de 400 salas.

 

Fuente: DiarioInformación

 

 

Alicante tendrá 53 servicios diarios de autobús con el aeropuerto

La Conselleria de Vertebración del Territorio sacó este jueves a información pública la futura distribución del servicio de autobús urbano y metropolitano en el área Torrevieja-Alicante y en Alicante Metropolitana Nord-Oest, que afectan a la movilidad de 1,2 millones de personas. Con la publicación de estos nuevos anuncios son ya 15 los proyectos sometidos al trámite de información pública. Desde Alicante al aeropuerto habrá 48 servicios diarias de lunes a domingo durante el periodo de inverno, y 53 expediciones/día de lunes a domingo durante el verano y otra novedad será la incorporación de la ruta Guardamar-aeropuerto.

 El objetivo es favorecer las rutas directas o semidirectas, la implantación de servicios de transporte a demanda y la integración de las rutas escolares en las líneas regulares para atender al 100% de los municipios, sobre todo a los núcleos poblacionales de menor tamaño o de complicada accesibilidad territorial que hasta ahora no estaban conectados con el resto de la red.

La futura concesión Torrevieja-Alicante atenderá a un total de 861.000 habitantes, concentrada por los ejes de comunicación que conectan los principales núcleos del litoral de la Vega Baja con las áreas urbanas de Crevillent-Elche y Alicante y contará con un mínimo de 12 autobuses.

Entre las principales novedades, se refuerza el potencial turístico desde la zona y se pone en servicio una nueva ruta aeroportuaria que conectará Guardamar y las urbanizaciones de su entorno con el aeropuerto de El Altet y la red AVE de la provincia. Esto proporcionará una mejor cobertura a las dependencias sanitarias, mediante la provisión de una nueva ruta directa, con un mínimo de cuatro relaciones diarias por sentido, en el corredor del litoral entre Guardamar y Pilar de la Horadada.

La nueva propuesta mantiene la funcionalidad de las líneas actuales por el litoral y mejora la conectividad con la red del AVE (Alicante y Elche-Crevillent), el aeropuerto, el Hospital de Torrevieja, la Universidad de Alicante y las playas.

Por otro lado, la concesión Alacant Metropolitana Nord-Oest atenderá una población de casi 392.000 habitantes para lo que contará con un mínimo de 26 autobuses repartidos en siete líneas de autobús interurbano, una con servicio nocturno. La concesión consolida el eje de transporte actual entre San Vicente del Raspeig y Alicante, así como la conexión de San Vicente del Raspeig con la Playa de San Juan durante todo el año, e incluye también las relaciones entre Agost y San Vicente, entre La Alcoraya y San Vicente y entre Alicante y el aeropuerto. En la línea que conecta San Vicente con la Playa de San Juan se mantiene el servicio durante todo el día en los dos sentidos en días laborables. En verano habrá ocho servicios diarios.

 

 

Fuente: DiaroInformación – Umbrella Parking

El Aeropuerto de Alicante-Elche estrena una ruta a Bodo, Noruega

El Aeropuerto de Alicante-Elche ha inició ante ayer una nueva ruta con Bodo, Noruega, de la mano de la compañía Scandinavian Airlines (SAS), que operará esta conexión todos los sábados durante la temporada de verano. Este nuevo vuelo permitirá a los viajeros que parten de Alicante experimentar el sol de medianoche que se produce en esta zona durante la época estival, disfrutar de otros encantos de este destino escandinavo y atraer a nuevos visitantes a la Costa Blanca.

Para celebrarlo, el Aeropuerto ha preparado una tarta conmemorativa de la ruta que han cortado representantes de la compañía Scandinavian Airlines, una de las más veteranas en la terminal alicantina y el director del Aeropuerto, Tomás Melgar. Posteriormente, el pastel se ha repartido entre los pasajeros que esperaban para embarcar en el primer avión con destino Bodo.

 El Aeropuerto de Alicante-Elche es el primero de la red Aena en cuanto a número de vuelos programados con Noruega para este verano, concretamente las compañías aéreas han ofertado cerca de 3.500 vuelos con este destino y más de 637.000 asientos.

Asimismo, con este nuevo enlace ya son 11 las conexiones que el aeropuerto alicantino mantiene con Noruega durante la presente temporada estival. Además de Bodo, las aerolíneas conectan con Aalesund, Bergen, Evenes, Haugesund, Kristiansand, Oslo-Gardermoen, Oslo-Sandefjord, Stavenger, Tromso y Trondheim.

Las compañías aéreas han ofertado un total de 117 destinos con Alicante para la temporada de verano que arranca este domingo 25 de marzo y finaliza el 27 de octubre de 2018.

20170729133729.jpg
Fuente:DiarioInformación

La Historia/Evolución del Aeropuerto de Alicante-Elche

El aeropuerto internacional de Alicante-Elche ha pasado de ser un pequeño recinto usado como escala para el transporte de correo postal entre Francia y sus colonias en África al quinto aeródromo de España en pasajeros, con más de 13,7 millones en 2017 a 110 destinos, principalmente europeos.

Nuestro aeropuerto no ha parado de crecer en su medio siglo de historia, y los 13,7 millones de pasajeros del pasado año (el 11,1 por ciento más) le permitió por primera vez adelantar a Gran Canaria para situarse solo por detrás del Adolfo Suárez-Madrid Barajas, Barcelona-El Prat, Palma de Mallorca y Málaga-Costa del Sol en volumen de viajeros.

Eminentemente internacional, solo el 10% de las conexiones son nacionales mientras que, por el contrario, cuatro de cada diez son a aeropuertos del Reino Unido, el principal punto de origen y destino desde la Costa Blanca alicantina.

Los antecedentes del aeropuerto alicantino, que se encuentra situado en la pedanía ilicitana de El Altet, comenzaron hace prácticamente un siglo, en 1919, cuando las ‘Lignes Aeriennes Latécoère’francesas utilizaban su suelo como escala para el envío postal desde la metrópoli gala y sus antiguos territorios en el norte de África.

Años después de dejar de tener este uso, en 1964 se compraron los terrenos que ahora ocupa para construir una pista de vuelo de 2.700 metros de longitud, acompañada de una calle de rodadura y un entonces novedoso sistema de aterrizaje instrumental.

Tres años después, se abrió al tráfico nacional e internacional de pasajeros y mercancías, lo que supuso el fin del antiguo aeródromo situado en el barrio alicantino de Rabasa.

El 4 de mayo de 1967 se hizo historia con el aterrizaje del primer avión en el nuevo aeropuerto, un Convair Metropolitan de la compañía Aviaco pilotado por José Ramón Sáenz de Santamaría, mientras que Iberia se incorporó al tráfico en noviembre de 1969 con las rutas a las dos principales ciudades del país, Madrid y Barcelona.

En muy poco tiempo, el número de pasajeros se elevó hasta rozar el millón de pasajeros en 1970, lo que obligó a construir una nueva terminal cuya primera fase fue estrenada en junio de 1972.

Desde ese momento y por tres años, la terminal se usó solo para vuelos internacionales, mientras que la segunda fase se terminó en 1974 y se incorporó al tráfico nacional en marzo de 1975.

El aumento sostenido de los tráficos permitió alcanzar los dos millones de pasajeros en 1978, hecho que volvió a empujar a una reforma de la terminal y a ampliar la zona de aparcamiento de aviones a 60.000 metros cuadrados, así como alargar la pista a 3.000 metros.

Viajar en avión se hizo cada vez más popular y, aunque en la década de 1980 los crecimientos fueron ligeros, a partir de 1990 el incremento de pasajeros se disparó.

Esto hizo que en 1996 se produjera una nueva y profunda rehabilitación para posibilitar la atención de hasta 9 millones de viajeros, con modernas instalaciones que incluyeron cinco pasarelas telescópicas, un edificio de oficinas para las compañías aéreas y una torre de control.

Con la llegada del siglo XXI, la liberación del mercado aéreo europeo y la aparición de las líneas de bajo coste, el aeropuerto volvió a crecer para situarse entre los seis principales de España.

En 2004, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) y el Ministerio de Fomento emprendieron el denominado ‘plan Levante’ para impulsar la mayor ampliación en su historia y crear una nueva zona de carga, que entró en servicio en 2005, y la penúltima terminal de pasajeros, que se abrió en 2007 (la T2).

No tardaron muchos años en ser necesaria una nueva ampliación y el 24 de marzo de 2011 comenzó a operar la última y más moderna terminal de viajeros (la actual), con capacidad para 20 millones de pasajeros al año, una apertura que estuvo acompañada de un moderno edificio para aparcamiento, una central eléctrica y nuevos accesos viarios.

Con las nuevas instalaciones y ya en los años de recuperación económica, nuestro destino ha seguido ganando peso año tras año desde los 10 millones de usuarios en 2014 hasta los 13,7 del pasado ejercicio, con un total de 95.000 operaciones hacia 110 aeropuertos.

El 80% de los pasajeros proceden o se dirigen a otros destinos europeos, y el resto a distintos puntos de España, principalmente, aunque también hay conexiones regulares a las ciudades argelinas de Argel y Orán.

CRONOLOGÍA

  • 1964 (noviembre) – Se adquieren los terrenos en las inmediaciones de El Altet para el futuro aeropuerto.
  • 1965 – Empiezan las obras de la pista de vuelo de 2.700 metros.
  • 1967 (4 de mayo) – Aterriza el primer avión, un Convair Metropolitan de Aviaco pilotado por José Ramón Sáenz de Santamaría, lo que abre el tráfico nacional e internacional de pasajeros y mercancías.
  • 1969 (noviembre) – Iberia se incorpora al aeropuerto con las líneas Alicante-Madrid y Alicante-Barcelona.
  • 1970 – El número de pasajeros se acerca al millón.
  • 1972 (junio)- Inauguración de una nueva terminal de pasajeros.
  • 1975 – Se concluye la segunda fase de la terminal.
  • 1978 – Se alcanzan los dos millones de pasajeros.
  • 1978 – Reforma de la terminal de pasajeros, ampliación a 60.000 metros cuadrados de la zona de estacionamiento de aviones y de la pista a 3.000 metros.
  • 1996 – Profunda reforma para albergar una capacidad de 9 millones de pasajeros, con cinco pasarelas telescópicas.
  • 2004 – Se inicia el Plan Levante para la duplicar la capacidad de las instalaciones.
  • 2005 – Nueva terminal de carga.
  • 2007 – Nueva terminal de pasajeros.
  • 2011 (24 de marzo) – Empieza a dar servicio la nueva y actual terminal, con capacidad para 20 millones de pasajeros al año.
  • 2017 – Se superan los 13,7 millones de pasajeros y las 95.000 operaciones.

 

Fuente: Elmundo

El Aeropuerto de Alicante es el 5º de España y dobla en pasajeros al de Gran Canaria

El Aeropuerto de Alicante-Elche cerró el año 2017 con más de 13,7 millones de pasajeros, una cifra histórica que lo consolida como el quinto aeropuerto de España, por delante del de Gran Canaria, que hace solo dos años estaba por delante.

El Aeropuerto de Alicante-Elche sigue siendo uno de los principales motores de la economía de nuestra provincia. Sus cifras aumentan año a año y los récords en el número de pasajeros y operaciones se suceden uno tras otro.

Los datos de 2017 son también, como en años anteriores, históricos. El aeropuerto alicantino cerró el año con 13.713.061 pasajeros, lo que supone un crecimiento del 11,1% respecto al año anterior, que también fue de récord.

Sin embargo, en el año 2016 el aeropuerto de Alicante-Elche ya superó al de Gran Canaria, al que le sacó ventaja en 251.299 pasajeros. Esa diferencia se multiplicó en 2017.

Es un dato muy importante ya que el aeropuerto de Gran Canaria, junto con el de Tenerife Sur, es uno de los grandes aeropuertos de las Islas Canarias.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑