Cala El Portet – Moraira

La playa de El Portet es una cala preciosa, que se encuentra ubicada al abrigo del cabo d´Or en Moraira, Teulada y que como muchas otras playas de Alicante, tiene el distintivo de bandera azul. Esta es la playa que se encuentra más al norte de la costa de Moraira, y es una playa semi-urbana de unos 350 metros de extensión y 12 metros de arena, que bordea un pequeño paseo marítimo, con algunos restaurantes desde los que se puede disfrutar de unas magníficas vistas.

El Portet es una playa de aguas tranquilas y cristalinas, a través de las que se puede ver el fondo, muy luminoso y de gran belleza, compuesto por arena y rocas. Y es que lo más peculiar de esta playa es que aun siendo una playa de arena, el agua es muy transparente, al estilo de una auténtica playa del Caribe.

playa_portet_alicante

El Portet en Moraira es una de las calas más conocidas del norte de la Costa Blanca y al estar al resguardo del cabo, forma un entrante de mar, con lo que la marea no agita casi nada la tranquilidad de esta playa. Además es una playa poco profunda, con lo que se puede disfrutar un día estupendo con niños, pero eso sí, el agua está algo más fría que en playas situadas más al sur de la provincia.

Entre los contras que puede tener este bello lugar, está sin duda la masificación que sufre en meses de verano. Hay que recordar que, aunque cuenta con un aparcamiento para entre 50 y 100 vehículos, es una playa con muy poca zona de arena, así que si no madrugamos no podremos encontrar sitio.

¿Cómo llegar al Portet en Moraira?

 Desde Alicante: Acceso principal desde la AP-7 (peaje).

La mitad de la Cala de Ambolo ( Xàbia ) es ahora de arena dorada

Hay lugares que están bendecidos. La cala de Ambolo de Xàbia es uno de ellos. Es uno de los tramos litorales más bellos de la Comunitat Valenciana. Además, ahora vive una sensacional transformación. La playa de cantos rodados de toda la vida está dando paso a la arena. Hace unas semanas empezó a formarse en la parte norte de la calita un rodal de fina arena dorada. Ahora ya media cala es de arena. La dinámica litoral está obrando el milagro de arrastrar hasta Ambolo un sedimento muy tamizado. Los bañistas están encantados. Esta playa, que fue de las primeras nudistas de la Marina Alta (ahora el nudismo está de capa caída), atrae incluso a familias con niños. En la orilla de la playa ya se puede ver a chavalines jugando con la arena e intentando levantar castillos.

La cala de Ambolo está bendecida. Cientos de turistas buscan la foto en este recodo escondido entre acantilados, de aguas turquesa y que cuenta con una escarpada islita a la que trepan los bañistas para lanzarse luego al mar.

Pero Ambolo también arrastra una maldición. La cala no figura en los mapas. No en los turísticos. Xàbia no la promociona. Los bañistas acuden por su cuenta y riesgo. Esta playa está oficialmente cerrada desde 2007 por riesgo de desprendimientos. Hay carteles que avisan de que está clausurada.

La Dirección General de Costas intentó recuperarla colocando redes y barreras de acero para contener los desprendimientos. También creó una tendida escalera donde antes estaba la senda que bajaba a la playa. Incluso regeneró la cala con cantos rodados. Pero esa actuación no sirvió de nada. Los inestables acantilados siguieron deshaciéndose cada vez que llovía con intensidad. Las piedras rodaban ladera abajo. De ahí que se optase por mantener este tramo litoral clausurado.

El cierre, eso sí, no ha espantado a los bañistas. Al contrario. Parece que la prohibición es un aliciente más para descubrir esa cala vetada.

Solo faltaba ahora que la dinámica litoral pusiera su granito de arena. El fino sedimento dorado acrecienta el atractivo de Ambolo. La arena debe proceder de los arrastres que las lluvias del invierno y la primavera han provocado en los barrancos próximos. Lo que ha ocurrido en Ambolo tiene precedentes en Xàbia, cuyo litoral no está en regresión, sino que se ensancha. Hace dos veranos la costa de piedra tosca de la Séquia de la Nòria y de la Cala Blanca también se llenó de arena. Esos arenales sobrevivieron durante meses. Ya han desaparecido. En Ambolo ocurrirá lo mismo. El mar se llevará el regalo de la arena dorada. La nueva e idílica playa es efímera. Volverá la grava.

40d9a8c0203b4c1fd87c57450b2f1f25.jpg

 

Fuente: DiarioInformación

Playas con bandera azul en Alicante 2018

Les Marines (Denia)

Les Bovetes (Denia)

L’Altet (Elche)

Playa Arenals del Sol (Elche)

Playa El Carabassí (Elche)

Playa Les Pesqueres – El Rebollo (Elche)

Playa del Postiguet (Alicante)

Cala de Finestrat (Finestrat)

Playa Centro (Guardamar del Segura)

Playa La Roqueta (Guardamar del Segura)

Playa El Moncayo (Guardamar del Segura)

Playa Las Villas – Higuericas (Pilar de la Horadada)

Playa Varadero (Santa Pola)

Playa Tamarit (Santa Pola)

Playas de Santiago Bernabeu (Santa Pola)

Del Portet (Teulada – Moraira)

Les Platgetes (Teulada – Moraira)

Playa La Roda (Altea)

Playa Centro o Ciutat (La Vila Joiosa)

La Caleta (La Vila Joiosa)

La Grava (Jávea)

La Granadella (Jávea)

Playa Levante (Benidorm)

Playa Arenal-Bol

Playa Levante o La Fossa

Cala Fustera (Benissa)

Playa Mil Palmeras (Pilar de la Horadada)

Cala del Moraig (Poble Nou de Benitatxell)

Playa de Los Locos (Torrevieja)

Playa de Los Náufragos (Torrevieja)

Cala Capitán (Orihuela)

Playa La Zenia (Cala Bosque) – (Orihuela)

Playa de La Glea (Orihuela)

Playa de El Conde (Pilar de la Horadada)

Playa de San Juan (Alicante)

Playa de La Albufereta (Alicante)

Punta del Raset (Denia)

Platja del Racó de l’Albir (L’Alfàs del Pi)

Cap Blanch (Altea)

Jesuitas-Cala Rincón (Pilar de la Horadada)

Playa Llevant (Santa Pola)

Playa Bon Nou (La Vila Joiosa)

Playa Poniente (Benidorm)

Cala Mal Pas (Benidorm)

Varadero (Estudiantes) – (La Vila Joiosa)

Playa de Cabo Roig (Cala Caleta) – (Orihuela)

Playa de la Mata (Torrevieja)

Playa de Aguamarina (Orihuela)

Platja de Muchavista (El Campello)

Calas Santa Pola del Este (Santa Pola)

Playa Paradís (La Vila Joiosa)

Cantal Roig (Calpe)

Els Molins (Denia)

Playa Punta Prima (Orihuela)

Barranco Rubio (Orihuela)

Playa Flamenca (Cala Mosca) – (Orihuela)

Playa Flamenca (Cala Estaca) – (Orihuela)

Playa del Saladar – Alicante

Platja Carrer la Mar (El Campello)

L´Ampolla (Teulada – Moraira)

Playa del Cura (Torrevieja)

Cala Piteras (Torrevieja)

Llebeig, la cala secreta de los contrabandistas

La Marina Alta puede presumir de banderas azules. Ha revalidado las 15 del pasado año. Pero esas playas son solo la punta del iceberg de su riqueza litoral. Hay calas en las que nunca ondeará la bandera azul pero que a la calidad de sus aguas color turquesa suman historia y pintoresca (adjetivo muy de moda en la era del Instagram) belleza. Una de ellas es la de Llebeig, en el Poble Nou de Benitatxell.

Quizás sea la última cala de la comarca en la que el tiempo se ha detenido. Se ha salvado del urbanismo desaforado. Los antiguos y humildes casups de piedra de los pescadores dibujan un paisaje prácticamente perdido en el litoral de la Marina Alta. De esa esencia marinera sólo queda alguna reminiscencia en el barrio de Baix la Mar de Dénia y en las casitas de la playa de la Barraca y de la avenida del Tío Català de la Granadella de Xàbia. Pero la expresión más genuina y casi fosilizada está en la cala de Llebeig.

Además, este litoral conserva la aureola del secreto. Sólo se puede llegar a pie por senda (también en barca, claro está). El camino no es fácil. Culebrea por acantilados y barrancos. Salta a la vista por qué esta cala fue un nido de contrabandistas. Las covetes, peculiares construcciones de piedra en seco que cierran recovecos del acantilado, guardan la memoria del estraperlo y de la dura vida de los pescadores y labradores. Remiten a un tiempo en el que el mar y esta abrupta costa eran territorio de padecimientos y supervivencia.

Mientras que en otros puntos del litoral de la Marina Alta el turismo ha borrado la historia y ha impuesto la idea del paraíso, la cala de Llebeig es una rendija al pasado. Todavía sigue aquí viva la memoria de los carabineros, los vigilantes de costas y fronteras cuyo real cuerpo se creó en 1829. Se les conocía como «plantones» por las horas que permanecían oteando el horizonte. Fueron leales a la República. Un letrero recuerda que en esta playita de cantos rodados tuvieron un destacamento.

El Llebeig trae viento de memoria. Sin bandera, pero con historia.

cala_llebeig.jpg

Fuente: DiarioInformación

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑