Castillo de fuegos acuático en Xàbia

El barrio marinero de Xàbia, Duanes de Mar, celebra este sábado el día de la Mare de Déu de Loreto, último día de los festejos en honor a esta venerada imagen.

El final de fiesta llegará por todo lo alto, pero deberá contar con la ayuda del tiempo, ya que se trata del disparo de un castillo de fuegos artificiales desde el mar. Con unas plataformas los expertos de la pirotecnia lanzarán los truenos y carcasas que iluminarán toda la bahía.

Una despertà anunciará que es el día grande de las fiestas. A las 12 se celebrará la solemne eucaristía que será cantada por el coro de la parroquia. Al finalizar habrá una mascletà en la avenida Jaime I.

Por la tarde será el momento de la procesión de la Mare de Déu de Loreto por las calles del barrio marinero y no será hasta entrada la noche (a la 1) cuando sea disparado el castillo de fuegos.

Se cierra así la semana de festejos en Duanes, en la que hay dos partes bien diferenciadas, una más lúdica de la mano de los bous a la mar -en los que no se han producido incidentes- y una segunda parte más religiosa, para mostrar la devoción tanto a la Mare de Déu de Loreto como la Cristo del Mar.

Fuenet: DiarioInformación

Cala El Portet – Moraira

La playa de El Portet es una cala preciosa, que se encuentra ubicada al abrigo del cabo d´Or en Moraira, Teulada y que como muchas otras playas de Alicante, tiene el distintivo de bandera azul. Esta es la playa que se encuentra más al norte de la costa de Moraira, y es una playa semi-urbana de unos 350 metros de extensión y 12 metros de arena, que bordea un pequeño paseo marítimo, con algunos restaurantes desde los que se puede disfrutar de unas magníficas vistas.

El Portet es una playa de aguas tranquilas y cristalinas, a través de las que se puede ver el fondo, muy luminoso y de gran belleza, compuesto por arena y rocas. Y es que lo más peculiar de esta playa es que aun siendo una playa de arena, el agua es muy transparente, al estilo de una auténtica playa del Caribe.

playa_portet_alicante

El Portet en Moraira es una de las calas más conocidas del norte de la Costa Blanca y al estar al resguardo del cabo, forma un entrante de mar, con lo que la marea no agita casi nada la tranquilidad de esta playa. Además es una playa poco profunda, con lo que se puede disfrutar un día estupendo con niños, pero eso sí, el agua está algo más fría que en playas situadas más al sur de la provincia.

Entre los contras que puede tener este bello lugar, está sin duda la masificación que sufre en meses de verano. Hay que recordar que, aunque cuenta con un aparcamiento para entre 50 y 100 vehículos, es una playa con muy poca zona de arena, así que si no madrugamos no podremos encontrar sitio.

¿Cómo llegar al Portet en Moraira?

 Desde Alicante: Acceso principal desde la AP-7 (peaje).

5 sitios para hacer snorkel en Alicante

Xàbia. Los parajes de este municipio de la Marina Alta son perfectos para descubrir la vida del fondo marino. La Cala Blanca, Cala Sardinera, Cala Portitxol y Cala Granadella son las mejores para practicar snorkel. La Caleta, como también se conoce a la Cala Blanca compuesta por dos calitas contiguas de fácil acceso está situada al final de la Playa del Segon Muntanyar y debe su nombre al color blanquecino de las rocas de los acantilados adyacentes. La Cala Portitxol o Cala Barraca es altamente recomendable para la práctica de submarinismo y snorkel. Este deporte se puede disfrutar entre la vegetación que se abre paso hasta el mar. La tranquilidad del agua de la Cala Sardinera y la poca masificación de bañistas facilita la visión de los peces y el fondo marino en sus aguas.

Calp. La Cala Racó,situada justo debajo del Penyal d´Ifach, detrás del puerto de Calpe, tiene un fácil acceso y unas aguas cristalinas que la hacen apta tanto para el buceo desde la superficie y a varios metros de profundidad.

Altea. Te proponemos dos rutas para practicar snorkel en este municipio. La Ruta Cap Negretsale de la cara sur del cabo, se trata de ir bordeando el rocoso cabo, que recibe el nombre de Negret. El fondo tiene una profundidad de 3 o 4 metros donde también se pueden ver, además de peces, pulpos. La Ruta Snorkel L´Ollasale de la playa que lleva su mismo nombre. Tiene orientación sureste y aguas limpias, con buena visibilidad. El fondo es rocoso y muy poco profundo, hasta 2 ó 3 metros.

 


Benidorm.Cala Almadrava y Cala Ximo. Si te encuentras cerca de este municipio también puedes practicar snorkel en sus playas. La Cala Almadrava está situada al este de la conocida playa de Levante y bajo la Serra Gelada. El agua es templada, limpia y agradable para la inmersión. En la costa norte de Benidorm y en los pies de la Serra Gelada se encuentra también una pequeña cala llamada Tio Ximoque combina la arena fina y las rocas para conseguir unas aguas cristalinas y claras perfectas para la práctica de este deporte.

El Campello. En El Campello encontramos un pequeño istmo en el que podemos bucear y adentrarnos en el mar. El paisaje permite disfrutar de unos fondos muy limpios y luminosos en los Baños de la Reina. Cuando nos encontremos en la punta del islote podemos ver un canal que sirve de puerta a las piscinas rocosas comunicadas a través de pequeñas aberturas forman los Baños de la Reina. Tiene poca profundidad.

Estas son algunas de las propuestas para disfrutar de uno de los deportes acuáticos estrella en nuestras aguas. ¡Disfrútalas!

 

 

Fuente: OcioInformación

9 Calas Secretas en la Provincia de Alicante

Cala Racó del Conill (Villajoyosa)

De tradición nudista (y en la que más cómodos se sentirán aquellos que la practiquen, puesto que suelen ser mayoría), aguas cristalinas y aire bohemio. El Racó del Conill es una pequeña cala dividida en dos partes separadas por un pequeño saliente de piedra, en la que cada centímetro es bueno para extender la toalla y disfrutar del paisaje. El acceso es sencillo y su entorno de monte deja una estampa espectacular.

Cala del Charco (Villajoyosa)

Esta pequeña cala es ideal para visitarla en familia. Al estar poco frecuentada, brinda un ambiente más seguro para disfrutar con los más pequeños y pasar una jornada tranquila. Eso sí, imprescindible llevar las cangrejeras, ya que su terreno es de piedras y rocas.

destinos_6-1.jpg

Cala Coveta Fumà (El Campello)

A este rincón «casi secreto» tan solo se puede acceder a pie desde la playa homónima, por ello hay quienes desconocen que allí se encuentra una de las estampas marinas más bonitas de la Comunidad: un arcoíris de peces que nadan en aguas transparentes sobre un fondo de vegetación asombrosa. Un paraíso para los amantes del buceo.

Baños de la Reina (El Campello)

Un lugar con siglos de historia. Esta zona rocosa fue en la época romana una piscifactoría; de ahí que las cavidades formen rectángulos profundos en los que poder disfrutar de un baño tranquilo. Por desgracia, la erosión hace mella cada año en este paraje bello y desconocido para muchos.

Cala Ambolo (Jávea)

Cada uno de los peldaños de la casi eterna escalera por la que se accede a esta espectacular cala merece la pena. El acceso es complicado, pero eso solo sirve para valorar más el esfuerzo: Ambolo es uno de los rincones más espectaculares del litoral valenciano, además de lugar de peregrinaje para los buscadores de aguas transparentes, puntos de buceo y buenos saltos.

Cala Baladrar (Benisa)

Desde esta cala de piedra se pueden apreciar los más bonitos amaneceres de la Comunidad. Pero la postal se completa con una impresionante panorámica mediterránea con el Peñón de Ifach al fondo, el perfecto atardecer a orillas del mar para planes románticos.

Cala Llebeig (Benitachell)

Solo accesible a pie o desde el mar, esta pequeña cala en la que todavía pueden encontrarse antiguos refugios de pescadores es toda una reserva floral escondida entre dos peñones que crean esta peculiar playa: un mordisco del mar a la tierra con agua cristalina, su propia zona de cuevas y tranquilidad absoluta.

IMG_20170619_102834-EFFECTS.jpg

Cala de los Tiestos (Benitachell)

Su difícil acceso permite que se mantenga más virgen que otras calas y da sentido a la aventura de llegar hasta ella. Tras una ruta que incluye un descenso de cuerdas en tramo acantilado, aparece una cala de grava de increíble belleza, aguas puras y calma predominante.

Cala del Francés (Jávea)

Llegar hasta este pequeño paraíso no es difícil por esfuerzo físico, pero quizá sí por su ubicación. Situada entre Cala Blanca y el cabo de San Martín, el acceso por la senda de arriba de la montaña es el más cómodo, aunque también se puede llegar a nado desde la cala contigua. Vistas al Montgó, aguas turquesas y piedras redondeadas son parte de su encanto.

Un rincón de ensueño, Tabarca.

A 20 minutos de navegación desde Santa Pola, menos de una hora desde la capital , Tabarca es la isla más grande y la única habitada de la Comunidad Valenciana. Fue Planesia para los griegos, Planaria en la antigua Roma, la Isla Plana en la cual los piratas berberiscos ocultaban sus naves antes de lanzar sus ataques a las poblaciones costeras, lo que explica la presencia aún en la provincia de tantas torres de avistamiento. La frecuencia de los barcos que en agosto atracan cargados de excursionistas abarrota sus playas y sus restaurantes, especializados en arroces y guisos marineros. Pero siempre hay un último ferri de regreso, a partir del cual la isla queda en un reposo inquietante. Y siempre llega el invierno y su prematuro atardecer, que atrae al escritor falto de inspiración y a los amantes que buscan intimidad.

1490205172_827450_1490206665_sumario_grande.jpg

Nadie la llama por su nombre completo, Nueva Tabarca, heredera de la Tabarka que el imperio español poseyó frente a la costa tunecina desde 1541 y que Carlos V pobló de colonos genoveses. En 1741 los descendientes de aquella avanzadilla del imperio cayeron en la esclavitud, primero en Túnez y luego en Argelia. Más de 20 años transcurrieron hasta que aquellos cautivos obtuvieron su liberación, entre 1768 y 1769, alojándose provisionalmente la mayoría de ellos en la ciudad de Alicante. Aquello coincidió con el deseo de poblar la isla y dotarla de defensas que impidieran su uso por parte de contrabandistas y piratas. La nueva población y sus defensas militares terminaron por librar a la isla de la presencia de corsarios, y Tabarca se convirtió en base privilegiada para la pesca, una riqueza natural que fue primordial para sus habitantes hasta que, muy avanzado el siglo pasado, en los años ochenta, el peligro de verla esquilmada para siempre aconsejó declarar sus aguas como reserva natural. Restringida la pesca, los habitantes que hoy se resisten a abandonar una población que más que en ningún sitio sienten como creación propia han hallado en el turismo una cierta prosperidad que tratan de hacer compatible con el respeto al pasado y la integridad de su hermoso paisaje, a un tiempo limitado e inabarcable por el mismo mar que los encierra y les presta un horizonte infinito.

 

Peces y bañistas

La pesca intensiva y sin control se practicó en estas aguas durante décadas y décadas. Ahora, miles de bañistas se zambullen cada año en sus aguas. No fueron los corsarios los únicos depredadores que las navegaron, sino que hubo un tiempo no tan lejano en que los tiburones se aproximaban en busca de una de sus presas más codiciadas, el atún, que hasta mediados del siglo pasado se pescaba masivamente en almadraba, arte que desapareció de la zona definitivamente hacia 1960.

De aquel tiempo procede la crónica de la captura del último tiburón blanco atrapado en aguas de Tabarca: fue el 10 de agosto de 1946 y el ejemplar fijó la báscula en 1.790 kilos. Según las crónicas de la época, recogidas por diarios como Información, La Vanguardia o Abc, y avaladas por elocuentes fotografías, fueron necesarios 40 hombres para su desembarco, sus dimensiones alcanzaban los 6 metros de largo por 2,5 metros de diámetro, y dentro del animal se encontró un atún de 40 kilos. El tiburón fue vendido en lonja por 1.200 pesetas de la época. Contaban entonces los viejos del lugar que hacía 20 años que no veían algo así.

Por suerte, dado que han transcurrido 70 años desde entonces, y aunque el mar siempre esconde misterios y sorpresas, el buceo en aguas de Tabarca puede considerarse hoy una actividad placentera y muy recomendable, pues ofrece una gran variedad de peces como el mero, el dentón, la dorada, el pargo o la oblada, además de langostas, erizos y pacíficas estrellas de mar, pero el tiburón, como el pirata, apenas sobrevive en las historias que los lugareños relatan al visitante ocasional.

buceo tabarca 2.JPG

Fuente: Elviajero

Tres lugares imprescindibles de Alicante

Tabarca, la única isla habitada de la Comunitat.

La pequeña isla de Tabarca es un auténtico paraíso de aguas cristalinas en la provincia de Alicante. En ella se han recuperado materiales de la época romana, que evidencian que ya entonces debió estar poblada, y actualmente se trata de la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Se encuentra a unos 22 kilómetros de Alicante y tan solo a 8 km de Santa Pola. Sin duda, la perla de la Costa Blanca es digna de visitar.

Cómo llegar:

El trayecto en barco a la Isla de Tabarca se puede hacer todos los días desde diferentes puntos de la Costa Blanca: Alicante, Santa Pola, Guardamar, Torrevieja y Benidorm, pero el más corto es desde Santa Pola.

Isla-de-Tabarca-Vista-area
Un enclave para sentir la naturaleza en Alcoy
Caminando por la Font Roja se recorren paisajes de gran belleza y valor ambiental, pudiendo contemplar bosques de umbría mediterráneos, árboles monumentales, fauna y flora en estado puro y unas increíbles vistas. Un parque natural donde todavía se pueden observar las huellas de actividades que el hombre desarrolló aprovechando los recursos naturales: las carboneras, los antiguos hornos de cal, las Masías…Se trata de una zona protegida con un santuario y un área recreativa de picnic para disfrutar de un día de paz.

Cómo llegar: 
Saliendo desde Alcoy, tomar la Ctra. Font Roja y continuar recto hasta CV-797. Permanecer por CV-797 unos 8 km hasta llegar al Parque Natural.
Horario: de 09:00h a 14:00h
Santuario-de-la-Font-Roja
Caminando sobre el Mediterráneo en Santa Pola
Ubicado junto al faro, el mirador del Cabo de Santa Pola es uno de los balcones naturales más impresionantes para asomarse al Mediterráneo. Con una estructura metálica de 70 metros de longitud que recorre la bahía en forma de serpiente y que desemboca en una pasarela que da al vacío.
Este mirador posee una inigualable panorámica de toda la Costa Blanca y la visión más cercana de Tabarca. Con el mar a nuestros pies, parece que de un salto podemos alcanzar la isla…

Cómo llegar: 

En coche, desde Alicante y por la N-332 dirección a Santa Pola, poco antes de llegar a la localidad hay un camino a la izquierda «Camino del Cabo». Pocos metros más adelante, se puede aparcar el coche fácilmente junto al faro e ir caminando.
RAS ARQUITECTOS

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑