10 lugares donde tomar dulces de Semana Santa en Alicante

Pastelería Patiño

A medio camino entre la tradición y la innovación, entre las técnicas más novedosas y los valores más seguros, la familia Patiño lleva años y años haciendo aquello que mejor sabe: pasteles. Arte repartido en tres locales diferentes, síntoma del buen hacer de un apellido que es ya una marca asociada a dulces artesanos, sabrosos, elaborados y sorprendentes.

En esta época del año, el trabajo se multiplica. Monas de Pascua, «fogasetas», torrijas y sus inconfundibles figuras de chocolate hechas a mano. Una tradición importada de Cataluña, que con una imaginación sin límite le da un delicioso cuerpo a leones, tortugas, elefantes o gallinas. Además, Patiño tiene durante todo el año su estrella: un espectacular rollo ruso, muy difícil de encontrar y de igualar en sabor. El secreto está en la masa.

De Cuchara La Cocina de Carmen

Además de uno de los mejores sitios de la provincia para comer de cuchara, La Cocina de Carmen cuenta con un repertorio gastronómico que trasciende este pequeño cubierto, con tapas, carnes y pescados de calidad a los que poner el broche con una receta estrella muy demandada en estas fechas: las torrijas.

Un postre original, dulce y sabroso consistente en pan de molde empapado en leche, pasado por huevo y frito con aceite de oliva. Un poco de canela es el acompañamiento ideal para coronar un dulce tradicional de Semana Santa, pero que puede disfrutarse durante todo el año.

Pastelería Rico

La «saginosa» es un dulce tradicional de la zona de Ibi, que puede degustarse desde San Antón hasta San José y Semana Santa. Corta vigencia la de este postre, basado en huevos, harina, manteca de cerdo, ralladura de limón, canela y azúcar glacé. Toda una explosión de sabor y dulzura con unas fechas de degustación muy marcadas.

Erroak

Cocina vasca que huye de los tópicos de contundencia desmedida y productos de calidad pero con tratamientos simplistas. Erroak, con un punto de fusión, da una vuelta al concepto para ofrecer lo mejor de la tradición que le da nombre con sofisticación y elegancia, con técnicas innovadoras y un toque de autor.

Siguiendo su propia línea, el más habitual postre de estas fechas no podía ser una receta al uso. La clásica torrija gira sobre sí misma para ofrecer un punto de distinción. Un espectáculo gastronómico, la torrija de brioche caramelizada con helado de leche merengada, que bien vale una visita a Erroak, sean o no fechas cercanas a Semana Santa.

Magdalena

Más de medio siglo de existencia avala a La Magdalena, nacida originalmente en Torrellano en 1960. Luce con orgullo su especialización en panes, bollería dulce y salada, con la que endulza y hace disfrutar a los paladares de sabores tradicionales y su inconfundible sello familiar.

De espelta, soja, centeno, avena, chía y mucho más. Panes para todos los gustos, con distintas propiedades saludables y sabores a cada cual mejor. Además, dulces y salados de impresión, de entre los que destacan sus mini «panettone» y sus deliciosos y sorprendentes buñuelos de chocolate, especialmente demandados el día de San José. A las puertas de Pascua, como no puede ser de otra manera, las monas afloran para deleite de niños y no tan niños.

Asador La Vaquería

En el año 2014, el Asador La Vaquería tuvo el honor de alzarse con el tercer premio del Concurso Nacional de Torrijas en la categoría de receta tradicional. Una clasificación que supo a gloria, que no hizo sino cristalizar en un galardón la maestría con que en este local preparan esta tradicional receta de Semana Santa.

Una torrija bautizada por Sebastián, el chef, y que se ha convertido en uno de los platos estrella de este asador mediterráneo. Por supuesto, antes de que le llegue el turno al postre tocará abrir boca con uno de sus muchos y deliciosos platos a la brasa, con carnes y pescados de calidad y cargados de sabor. Imprescindible.

Torreblanca

Qué mejor lugar para degustar un dulce que aquel que lleva el nombre de uno de los más importantes maestros en este arte. Torreblanca es sinónimo de dulce, de artesanía tradicional fusionada con innovación. Una de sus estrellas, las milhojas de muy distintos tipos, quedan moderadamente ensombrecidas en eta época del año.

Figuras de chocolate, monas, pestiños y «fogasetas»: unos pilares con marcada tradición a partir de Cuaresma, que desde las más clásicas recetas logran sorprender por su calidad, su sabor y excelencia. Finura y elegancia incluso en aquello que parece más sencillo.

Rafelet

Si es dulce, está en Rafelet. Una de las pastelerías más tradicionales de Alicante, abierta al público desde 1932 y con varias generaciones de familiares detrás de su gestión. Ingredientes naturales sumados a preparaciones artesanales: un binomio que sólo puede generar calidad y buenos sabores.

Gran surtido de pastas, pasteles y tartas. Panes y bollos de todos los tipos, repostería salada, empanadillas, toñas y cocas alicantinas, ensaimadas, pasteles de carne y un largo etcétera. Una serie de productos fijos a los que, a lo largo de este mes, se les sumarán otros igualmente deliciosos como monas o el clásico «panquemado».

La Vieja Posada

Comida contemporánea con sabor de antaño. Ambiente acogedor y familiar en el que degustar renovados platos clásicos, con denominación de origen de la Vega Baja pero con aroma nacional. Deliciosas ensaladillas, alcachofas escabechadas con codorniz, tartaletas de queso de cabra, cebolla caramelizada y jamón de pato y mucho, mucho más.

La Vieja Posada, además de casi innumerables platos basados en buena materia prima y con una buena mano de cocina detrás, cuenta con dulces y sabrosos postres. Entre sus recetas, la leche frita se alza como un imprescindible en estas fechas. Servido con una esponjosa mousse de café, este postre hará las delicias de sus comensales independientemente de la época del año en que se pida.

Pastelería Royal

La Royal, una de las pastelerías más tradicionales de Elche, mantiene su apuesta por la calidad como seguro de vida. Repostería dulce y salada, bollería y pan: puede parecer sencillo, pero alcanzar ciertos niveles de calidad no es empresa fácil en ningún caso. En los distintos locales de la Royal lo hacen, y de qué manera.

En estas fechas, como no puede ser de otra manera, la demanda sube como la espuma. La producción se multiplica, dando lo mejor de sí para crear dulces como las monas o «fogasetas», menos numerosas o directamente inexistentes en otras épocas del año. Hay ciertas tradiciones cuya preservación se convierte en todo un placer para el paladar.

 

 

Fuente: ABC

8 de los mejores sitios donde merendar en Alicante

Chocolates Valor

Visita obligatoria en Alicante. Ya sea para merendar, almorzar, desayunar o simplemente darse un pequeño y delicioso capricho entre horas, Valor cuenta con el poso de la tradición como fuerte, con el inquebrantable pilar que supone más de un siglo a sus espaldas creando chocolates alicantinos y haciendo con ellos las mejores mezclas y combinaciones. Todo lo que tenga que ver con el chocolate está aquí, y seguramente mejor que en cualquier otro sitio.

Desde clásicos como churros o porras hasta una amplia gama de creaciones con el chocolate como ingrediente principal, para disfrute de los adictos al cacao. Muchas opciones para deleitarse con la dulzura, textura y sabor de uno de los locales más tradicionales y distinguidos de la ciudad, cargado de historia y con el valor añadido de suponer un reducto de paz y tranquilidad entre el bullicio que le rodea por su privilegiada ubicación. Blanco, con leche o puro: tres modalidades que dan mucho de sí, tanto en la taza como en el plato.

Bombón Boss

Uno de esos locales que atrapan a los viandantes con el aroma que desprenden más allá de sus límites. Bombón Boss, en varios puntos estratégicos de la ciudad, sirve meriendas y almuerzos deliciosos y de muy distintos tipos. Además de un muy buen pan, que sale del horno al son de la campana, este local tiene dulces, salados, tés y cafés variados para redondear un perfecto menú vespertino.

Posiblemente, su fuerte esté en las «foccacias». La tradicional receta italiana, con la hogaza y el aceite de oliva, se recubre de distintas combinaciones, desde rúcula con queso de cabra hasta bacon con queso brie. Mezclas sorprendentes y sabrosas, empanadillas con diversos rellenos y las más clásicas piezas de horno: croissants, caracolas, gofres y hojaldres. Ofertas interesantes y selección de ricos bocadillos, frappés y roscas.

Baguettalia

El verdadero sabor de Italia, horno de piedra mediante, se manifiesta en varios puntos de Alicante gracias a Baguettalia. Locales pequeños, para comprar y disfrutar sobre la marcha, pero cargados de opciones para saborear ese toque que la piedra da a cada producto que se cocina en su interior. Muchas variedades de pizza, cada cual más sabrosa, tanto en tamaño pequeño o familiar como en cómodas porciones individuales perfectas para una merienda rápida.

Además, Baguettalia cuenta con promociones que abaratan el precio de una buena merienda al aumentar la cantidad de productos. Deliciosos croissants de chocolate, dulces rosquillas caseras, napolitanas, quiches y un casi un sinfín de opciones para picar, pecar y que la tarde no se haga demasiado larga.

Dulcinea

En pleno centro de la ciudad, cualquier paseo o ruta puede cruzarse por el camino de Dulcinea. Un horno de reciente apertura que aprovecha lo peatonal de la calle que le acoge para desplegar una pequeña y cómoda terraza en pleno asfalto, en la que degustar cualquiera de las múltiples opciones que ofrece, frescas y sabrosas todas ellas.

Cocas, empanadillas, napolitanas, croissants, ensaimadas, tartaletas, pizzas, cafés… Muchas y muy buenas elecciones, ya sean de dulce o salado, frías o calientes, para comer tranquilamente en la mesa o sobre la marcha. Además, una novedad que no se encuentra con facilidad: pastelería salada. Recetas como mousse de atún con anchoas o de sobrasada con queso, una pequeña vuelta de tuerca a lo más tradicional para sorprender e innovar desde el buen sabor. Un lugar al que acudir en busca de una buena merienda, un momento de paz y un deleite para el paladar.

La Murciana

Una pastelería que trabaja siguiendo un método con más de medio siglo de tradición a cuestas. La Murciana aúna esfuerzo y calidad como máximas de un comercio levantado con la fuerza de lo auténtico, la confitería de toda la vida. Aunque quizá su especialidad sean los trabajos por encargo y las tartas para celebraciones especiales, pequeñas porciones de su arte pueden probarse sin aviso previo un día cualquiera para completar una deliciosa merienda.

No faltan elementos clásicos de horno como empanadillas saladas, cocas de mollitas, pasteles de carne, pizzas u hojaldres. Gran sabor para complementar una oferta basada en lo dulce, los brazos de nata, turrón o trufa, milhojas variadas, tocino de cielo, borrachos, cuadrados de distintos sabores o deliciosas «mousse».

Magia del Pan

Como su propio nombre indica, Magia del Pan mezcla con maestría harinas, levaduras y demás ingredientes para crear variantes de pan originales, cargadas de sabor y que difícilmente se encuentran en otras partes. Panes que son delicias en sí mismos, sin necesidad alguna de relleno, con cuerpos hechos a base de chorizo, pipas o aceitunas, entre otros.

Además de los muchos tipos de pan, este local sirve dulces sabrosos a cualquier hora del día. Pastel de manzana, tartaletas de cereza, «muffins» variados y gran variedad de opciones que hacen la boca agua. Por si fuera poco, la casa ofrece una suculenta promoción perfecta para la merienda. Té y trozo de tarta por apenas un euro y medio; calidad, precio y sabor en un ambiente acogedor y rústico.

La Colegiala

Productos de panadería sin conservantes, sin aditivos y sin gluten. La Colegiala es un horno que acoge los métodos tradicionales y los junta con su innegociable axioma de naturalidad, elaborando creaciones aptas para celíacos y tan deliciosas como cualquier otra o más. Panes de todos los tipos, también en formato de rosquillas, canapés o picatostes, ricos al gusto y sanos a partes iguales.

Además de los clásicos productos reposteros como croissants o ensaimadas, La Colegiala se desmarca con pequeñas elaboraciones propias como sus crespillos dulces, manolitos de crema, la aguja de jamón con philadelphia o saladitos y panochos con distintos rellenos. Deliciosos elementos con un punto de originalidad más complicado de encontrar a los que sumar una nada desdeñable selección de confitería y una saludablemente sabrosa sección sin azúcar.

Damas

Pastelería alicantina al estilo tradicional. Dulces o saladas, pero siempre deliciosas meriendas con elaboraciones artesanales y productos frescos. Posiblemente, una de las mejores cocas de mollitas de Alicante, hecha tal como marcan los cánones. Agua, aceite y harina mezclados con la maestría que da la experiencia y con un resultado inmejorable, textura muy conseguida y gran sabor.

Por supuesto, no faltan otras piezas clásicas de horno en las que Damas demuestra por qué el paso de los años no le ha afectado. Croissants, bollos, ensaimadas y unas sorprendentes tartas, personalizadas al máximo y con espectaculares decoraciones que esconden deliciosos sabores. Magia repostera a cualquier hora del día para degustar desde el desayuno hasta la merienda.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑