Conoce Alfaz del Pi

El turismo en Alfaz del Pi se basa principalmente en sus playas. Este municipio se encuentra en plena costa mediterránea, y cuenta con 4km de costa en la que se encuentra la Playa de Albir, una de las más famosas de la zona.

Sus aguas son muy limpias contando con la Bandera Azul y no es raro encontrar en ella estrellas de mar rojas, pulpos, y diferentes tipos de moluscos.

Pero además de la playa de Albir, si vas a visitar Alfaz del Pi, puedes bañarte y pasear por alguna de sus otras playas y calas. Hay que mencionar la Cala de La Mina, situada en el Parque Natural de la Serra Gelada, frecuentada por embarcaciones debido a su profundidad. Otras importantes son la Cala de Metge y Cala de Amerador, un lugar inaccesible desde tierra.

Gracias a sus playas y calas también se han propiciado las actividades acuáticas, entre ellas el submarinismo que permite conocer el fondo marino y diferentes especies. Por lo que también podrás conocer de Alfaz del Pi su fondo marino y todo su encanto natural.

En cuanto al patrimonio arquitectónico que verás en la información turística de Alfaz de Pi, hay que mencionar la Torre Bombarda, declarada Bien de Interés Cultural, las Minas de Ocre, el Paseo marítimo de las Estrellas y la Iglesia Parroquial San José, construida en 1784.

Otro de los alicientes para viajar a Alfaz de Pi es su gastronomía, donde destacan los “Pilotes amb dacsa” que son pelotas de carne y maíz, las cocas ya sean dulces o saldas, y otros platos como la Pebrera Ofegá y la borreta.

En minube encontrarás viajes baratos a Alfaz de Pi durante todo el año. Planifica ya tu viaje para conseguir los mejores precios y pasa unos días fabulosos en este pueblo de Alicante.

 

4 cosas que ver en Alfaz del Pi

 

Parque Natural de Sierra Helada

A muy poquitos minutos caminando de la playa del Albir, en Alfaz del Pí, se encuentra la entrada a este Parque Natural que ofrece una de las excursiones más apasionantes que se pueden realizar por la Costa Blanca.

La idea es caminar y llegar hasta un faro que se encuentra aproximadamente a un poco más de una hora de distancia, a buen ritmo. También se puede ir en bici, claro. Eso sí, has de ir prevenido: es un paseo bastante duro, generalmente, por el calor. Pero, oye, que merece la pena. Y de qué forma. Las vistas que ofrece el camino, con miradores de vez en cuando, con bancos para descansar… es única.

Lo que te recomiendo encarecidamente es llevarte algo en una mochila para refrescarte a mitad de camino.

Playa del Albir

Muy cerquita de Altea, pero en el término municipal de Alfaz del Pí se encuentra la fantástica Playa del Albir. Es una playa de cantos rodados, no es de arena. Pero aún así, es preciosa. Por su situación, por el color de sus aguas.

Además, tiene un paseo marítimo precioso. Lo que recomiendo absolutamente desde allí son dos cosas diferentes: Un paseo por la orilla del mar hasta Altea, que dura unos 20 minutos o una ruta más larga hacia el faro, de un par de horas.

Ideal para los amantes del trekking.
Ah, y es un gran lugar para tomar algo en las terracitas del final de la playa.

 

El Faro de Alfaz del Pi

Uno de nuestros paseos favoritos por la zona de Altea y Alfaz del Pi es la ruta que llega hasta el Faro de Alfaz. No es un paseo difícil, ni mucho menos, dado que está perfectamente acondicionado, pero desde allí se tienen unas vistas tan espectaculares de Altea que desde luego lo recomiendo sin dudarlo. El trayecto de ida y vuelta dura unas dos horas (o bastantes más si te detienes a hacer todas las fotos que el lugar se merece).

Especialmente interesante resulta hacer el paseo al atardecer, momento en que la impresionante luz de Altea puede llegar a formar auténticos espectáculos en el cielo.

Paseo de la fama de Alfaz del Pi

Alfaz del Pi es una localidad de la Costa Blanca que además de ser famosa por sus playas lo es por su Festival de Cine.
Al mismo tiempo que se creo este festival se construyó en el paseo maritímo del Albir (que por cierto está a unos tres kilómetros de su núcleo urbano) el Paseo de la Fama; consiste (al igual que en hollywood) en que los actores más reconocidos que pasan por el festival tengan su propia estrella estampada en el paseo.

 

 

 

 

Los 3 mejores lugares para disfrutar de los almendros en flor en la provincia de Alicante

Estos primeros meses del año suelen ser los más fríos, aun así esta época es una de nuestras favoritas del año, porque podemos disfrutar de la belleza y el esplendor de la floración del almendro.

Desde finales de enero, pasando por el mes de febrero, y llegando incluso a mediados de marzo, es un momento perfecto para realizar una excursión al campo y caer rendido ante la exquisitez de la belleza de los almendros en flor.

El almendro es un árbol característico de la provincia alicantina, gracias a las condiciones climáticas tan óptimas que se encuentran en la zona; de hecho muy reconocida por todos es la fama de los populares turrones de almendra de Alicante, realizados con las más sabrosas almendras.

Flor del almendro

Es un placer visitar los campos de almendros en la época en que estos florecen, y disfrutar de la visión de los almendros nevados, con sus ramas blanquecinas y rosáceas y el delicioso olor a azahar… este singular paisaje además abre el camino a la llegada de la esperada primavera.

Así pues, para que disfrutes de uno de los más bonitos espectáculos de la naturaleza, te proponemos un listado de los mejores pueblos para que observar encanto de los almendros en flor.

 

RUTA DE LOS ALMENDROS EN FLOR EN ALICANTE:

1. VALLE DE RELLEU:

Almendros floridos

Muy cerca de Villajoyosa y de nuestro hotel se encuentra Relleu, podrás acceder a este municipio por la carretera que comunica Villajoyosa con Sella y Orcheta. Relleu es un pequeño pueblecito, ideal para disfrutar de los almendros en flor y de su belleza paisajística; os recomendamos llevar cámara de fotos e inmortalizar este bello momento de floración.

La cooperativa, dedicada casi en exclusiva a la producción de almendras de distintas variedades, realiza unas interesantes visitas, dónde nos explican los tipos de almendras que producen en la zona y sus particularidades; también realizan un taller de elaboración de turrón y una visita a los campos de almendros y al casco urbano de la ciudad, donde se encuentran las campanas de iglesia más antiguas de la provincia de Alicante.

 

2. VALLE DE GUADALEST:

Floración de los almendros en Guadalest

Guadalest es uno de los pueblos más bonitos de Alicante, dispone de un singular castillo, casitas blancas, diversos museos y calles empedradas… sólo con esta descripción ya es tentadora la visita, aún más si es para pasear por su valle y observar el manto rosáceo de los almendros formando un cuadro digno de admirar.

Además de Guadalest en este valle podrás disfrutar de los almendros en flor en todo su esplendor en otras localidades vecinas como Benimantell, Benifato, Beniardá… una ruta que cautivará tus sentidos.

Un valle en flor del que ya hablaron con anterioridad Gabriel Miró, Oscar Esplá o Varela, por ello no dejes pasar la oportunidad de admirar tal preciosidad.

 

3. VALLE DEL POP:

Almendros en flor en Alcalalí

En éste valle también conocido como Valle de Jalón o Xaló, podrás pasear entre cientos de almendros, cerezos en flor y castaños, es uno de los lugares en España más reconocidos para ver florecer los almendros, y una visita muy romántica y recomendable para realizar en pareja.

La ruta es muy cómoda, sin desnivel y apta para todos los públicos, ya que paseas por caminos de asfalto entre llamativos campos con árboles florecientes. Se inicia el paseo en el ecoparque del pueblo de Alcalalí donde se puede aparcar fácilmente, al poco de haber iniciado el itinerario atravesarás el río Gorgos y tras cruzar este, te maravillarás con la visión de los almendros en flor y la rustica mampostería de piedra blanca que delimita los bancales y aumenta su encanto.

Todo el recorrido está indicado y pasa por la Ermita de San Joan de Mosquera situada en una alquería morisca, o el Mirador del Terrer que no está de más visitar.

En Alcalalí, con la floración de los almendros, se organiza el Feslalí, Alcalalí en florun festival donde todo el municipio se implica y donde se realizan rutas guiadas para visitar los almendros, ferias de artesanía, degustaciones de productos típicos realizados con almendras, como la leche, los carquinyolis, los pastissets d’ametla, los mantecaos, la coca… y donde también se realizan talleres, exhibiciones e incluso showcookings.

Otros pueblos del valle que te recomendamos visitar en el momento de floración de los almendros son Parcent, Llíber, Benigembla en el cual además puedes visitar el Lavaderoy sus variopintos riuraus o el Yacimiento rupestre Pla de Petracos y Xaló donde podrás conocer sus bodegas de vino, catar su sabrosa mistela, y disfrutar de su rastro de antigüedades, que se realiza cada sábado por la mañana.

 

Los almendros en flor han sido reconocidos desde la antigüedad por su belleza, y muchos artistas se han dejado seducir por su gran atractivo plasmando su lindura en obras de arte, fotografías, cine e incluso en obras de teatro, literatura y poesía.

Además para los amantes de la naturaleza estar en contacto con este especial momento del campo es todo un privilegio, así que si estás dispuesto a disfrutar de la exquisitez de los almendros en flor, no dejes de realizar estas 3 rutas que te proponemos en Alicante.

¡Te gustarán!

 

 

Fuente: Montiboli

Más de 30 actividades gratuitas este año en el Clot de Galvany

El paraje natural municipal ilicitano del Clot de Galvany, ubicado junto a Arenales del Sol, acogerá este año una treintena de actividades durante 21 fines de semana, entre las que destacan una visita tematizada al patrimonio histórico-militar y un taller sobre libélulas y caballitos de mar que tendrán lugar los días 15 y 29, respectivamente, del próximo mes de septiembre, según ha explicado esta mañana el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Elche, Antonio García, en rueda de prensa.

Las actividades se realizan durante todo el año y la participación es gratuita, aunque es necesario inscribirse antes en la web del paraje. Las actividades se difundirán en folletos por distintas dependencias municipales, en las redes sociales y en la propia página web del Clot.

“Este año repetimos algunas actividades de éxito como la del patrimonio histórico y cultural del Clot que lleva dos años haciéndose y las vinculadas con temáticas infantiles como Halloween o Navidad”, ha indicado el concejal.

Antonio García ha destacado también las actividades relacionadas con efemérides como el Día de la Educación Ambiental, el Día Internacional de la Tierra, o el Día de las Aves Migratorias. “Las actividades suelen hacerse los sábados y domingos, salvo en los meses de julio y agosto; por la mañana se realiza una visita temática y por las tardes un taller relacionado con el tema. La actividad más concurrida es la de labores voluntarias de revegetación que se hace todos los domingos de noviembre. Este año han participado en las actividades 3120 personas, sin incluir las visitas ordinarias”, ha señalado García, según se recoge en una nota de prensa del Ayuntamiento.

El concejal ha explicado que la visita tematizada del 15 de septiembre, centrada en el patrimonio histórico-militar del Clot, estará dirigida por el arqueólogo Enrique R. Gil, quien explicará al detalle la importancia y finalidad del puesto defensivo del paraje en el contexto de la defensa del frente Sur del último reducto del gobierno republicano durante la Guerra Civil. Y en cuanto al taller teórico-práctico sobre libélulas y caballitos del diablo del día 29 del mismo mes, García ha informado de que la actividad versará sobre el ciclo de vida de las libélulas, las diferencias con el caballito del diablo y curiosidades sobre estos animales.

Según recuerda Visitelche, este humedal, integrado en el conjunto de charcas de la partida ilicitana de Balsares y conectado con las dunas y pinares del Carabassí, es un excelente ejemplo de los marjales costeros que la expansión urbanística ha puesto en peligro. El Clot de Galvany sufrió una grave agresión a finales de los años setenta, cuando fue sometido a obras de drenaje y movimientos de tierra que alteraron su fisonomía. Una promotora pretendía desecar un humedal natural para crear un lago artificial.

La presión ciudadana lo salvó de la destrucción y el Ayuntamiento de Elche se hizo cargo de su recuperación y protección, catalogándolo como paraje natural municipal.

En los terrenos del Clot de Galvany existe una interesante formación de praderas dominadas por el albardín y las alcolechas, con ejemplares de juncos que sirven de orla a las comunidades de matorral típicas del saladar, que ocupan la mayor parte del terreno junto a las charcas.

Rodeando los distintos cuerpos de agua, los tarays dan paso a la vegetación palustre, dominada por el carrizo, y la acuática, con presencia de importantes praderas de ruppia y potamogeton.

Todavía son visibles las antiguas terrazas de cultivo, en las que se desarrolla un pastizal de gramíneas salpicado por ínulas y bufalaga marina, junto a ejemplares de algarrobos y olivos.

Existe alrededor de este humedal un conjunto de montes y lomas repobladas en gran parte con pino carrasco, con presencia del espinar alicantino, representante genuino de la vegetación autóctona. Entre las especies más características hay interesantes ejemplares de espino negro, lentisco, efedra y palmito.

En estas lomas, en las que todavía permanecen dos bunkers de la guerra civil, está también presente el matorral aromático típico de los montes ilicitanos, con especies tan conocidas como cantueso, tomillo, romero y lavanda. Asimismo, es posible localizar dos tipos (de los cinco descritos en la Comunidad Valenciana) de orquídeas silvestres, una muestra más de la importancia botánica de este singular humedal ilicitano.

La fauna está representada por especies amenazadas como la cerceta pardilla, el porrón pardo y la malvasía cabeciblanca, junto a otras como la garceta común y la cigüeñuela.

Es posible pasear por el Clot utilizando los diversos caminales trazados, así como contemplarlo desde los observatorios instalados en puntos estratégicos.

Biar, un pequeño y acogedor pueblo del interior de Alicante

Viajar a Biar es una oportunidad de conocer una localidad desconocida del interior de Alicante, pero que guarda verdaderos tesoros. La ciudad es una combinación equilibrada de Naturaleza, junto con patrimonio cultural y artístico, que la convierte en un lugar rico en posibilidades para los viajeros y perfecto para escaparse un fin de semana.

Su Castillo, de orígenes musulmanes, es uno de los lugares más visitados y un buen punto en el que comenzar una jornada de turismo en Biar. La fortaleza ha sido el escenario de luchas y, sobre todo, un lugar estratégico durante la reconquista, por lo que impresionan visitar sus patios y pensar en las tensiones que allí se vivieron hace siglos.

castillo-de-biar.jpg

Pasear por sus calles y hacer turismo en Biar es también una manera de no sólo conocer la ciudad, sino también su historia y los avatares que esta ha vivido. Lugares como la Puerta de Játiva, la Iglesia de la Asunción, la Ermita de los Santos de la Piedra, el Ayuntamiento, el Acueducto o el Pozo de nieve, hablan a los viajeros sobre el transcurrir de los siglos en el municipio.

biar.jpg

En las afueras, los caminos y senderos son el mejor medio para conocer Biar. La Via Verde Xixarra o el Sendero Botánico del Reconco sólo algunas de las rutas en las que adentrarse dentro de los límites de esta pintoresca localidad.

Gracias a su localización a sólo 9 kilómetros de Villena y 60 de Alicante, viajar a Biar es muy sencillo y accesible. En el caso de viajar desde una ciudad más alejada, volar hasta Alicante es, sin duda, la elección más recomendable.

 

Fuente: Minube

 

Cinco sitios con especial encanto invernal en la Provincia de Alicante

Alcoy

Santuario de la Font Roja en Alcoy

La Navidad no puede entenderse en la provincia de Alicante sin el legendario Belén de Tirisiti. Alcoy se transforma en el epicentro de las fiestas navideñas con esta particular función teatral con marionetas que se representa en la ciudad desde el siglo XIX. Todo un soplo de tradición para respirar el ambiente navideño más costumbrista, disfrutar de lo añejo y presenciar en directo este espectáculo.

Las obras son divertidas e irreverentes, con mucho descaro pero, sobre todo, con buen fondo: la recaudación siempre se destina a fines benéficos, con el espíritu de las fiestas como faro y con la ayuda a los más necesitados en fechas señaladas como objetivo último. Pero, por mucho reclamo que sea, Alcoy en invierno no se limita a un teatro con marionetas. La ciudad alcoyana cuenta con infinidad de motivos por los que visitarla.

Sus puentes, su arquitectura, una orografía que permite ver nieve, naturaleza, historia y un casco antiguo que bien vale un paseo. Las Torres Medievales, la clásica Casa del Pavo, los refugios de la Guerra Civil y una vida cultural de lo más sorprendente. Además, es una de las grandes referencias de la gastronomía mediterránea de montaña y del turismo activo. Todo un camino invernal a recorrer que termina, al final de esta fría estación, en el momento álgido de la ciudad: los Moros y Cristianos.

Ibi

Vista aérea de la localidad de Ibi

La capital del juguete artesanal debe ser un lugar de peregrinaje obligatorio cuando el otoño toca a su fin y los niños empiezan a pensar qué pedirán a los Reyes Magos en las próximas fiestas navideñas. Una encantadora localidad del interior de la provincia de Alicante en la que se respira y hasta se palpa la devoción por el juguete, por estos pequeños objetos que dan de comer a media ciudad y que son uno de los pilares fundamentales de la industria alicantina.

Todo en Ibi gira alrededor del juguete: un hotel totalmente tematizado; un museo que recoge la evolución histórica y las cambiantes tendencias jugueteras a lo largo de las décadas; la casa de los Reyes Magos, en la que los niños podrán descubrir dónde van a parar sus cartas y como las majestades de oriente reciben sus peticiones… Historia tallada en madera con más de 100 años a sus espaldas, que sigue siendo el motor de Ibi desde que se fabricase el primer juguete en 1905.

Además de para engrosar las demandas navideñas de los más pequeños de la casa, una visita a este municipio de la comarca de la Hoya de Alcoy bien puede valer para disfrutar de otros muchos atractivos. Museo de la Fiesta, Museo de la Biodiversidad, un precioso jardín botánico y bellas estampas bucólicas rodeando toda la villa: un lugar que merece la pena visitar y que se llena especialmente de magia en Navidad.

Jijona

Vista aérea de la ciudad de Jijona

Si Ibi es la capital del juguete, Jijona es «La Meca» del turrón. Una ciudad concebida para rendir pleitesía a esta dulce creación tan recurrente en estas fechas, que tiene en la almendra su condición sine qua non y que, en sus distintos formatos, es uno de los lugares comunes más recurrentes en las mesas familiares entre diciembre y enero año tras año. Más allá de marcas blancas, productos industriales y producciones masificadas, Jijona reivindica el valor de la artesanía, la precisión de la experiencia y el concepto tradicional del buen turrón hecho a mano como seña de identidad autóctona.

Por supuesto, la ciudad cuenta con el Museo del Turrón. Toda una oda al patrimonio tecnológico más vetusto que se utilizaba en la elaboración de turrones y mazapanes locales, y que supone el punto neurálgico en el que comprender la inseparable vinculación entre ciudad y producto, casi entre continente y contenido. Más allá de turrones y helados –su versión veraniega- la gastronomía de la zona también es una gran fuente de riqueza y sabiduría: un estilo que fusiona lo mejor del Mediterráneo con las virtudes que desprenden los mejores fogones de montaña, con variantes de caza y un suculento y amplio abanico de platos de cuchara.

Además, y por si fuera poco, Jijona es uno de los principales caladeros de aventureros en la provincia de Alicante. Su situación geográfica hace de esta bella ciudad un lugar de paso imprescindible para amantes del senderismo, con grandes polos de atracción como la Llibreria, la Carrasqueta o el Castillo a tiro de piedra. Muchas opciones concentradas en un mismo lugar que también, como curiosidad, cuenta con alrededor de un centenar de fuentes antiguas que constituyen otro de los elementos más representativos de la ciudad.

Alicante

Vista de Alicante desde el monte Benacantil

Lejos de las masificaciones veraniegas, de un calor que sobrepasa los límites de lo agradable para pasar a convertirse en un incordio, Alicante puede ser una gran idea para visitar en invierno. Con veranos, veranillos y falsos otoños ya dejados atrás, el sol invernal de la capital de la Costa Blanca abriga a sus visitantes para hacer de sus paseos algo confortable, una benevolencia climática que se encuentra en pocas latitudes en el mundo y una ciudad con mucho que ver más allá de sus playas y concurridos estíos.

Subir al Castillo de Santa Bárbara siempre se hace más llevadero con el termómetro por debajo de los treinta grados, así como caminar por el bonito barrio de la Santa Cruz o callejear por el casco histórico. Zonas cargadas de encanto e historia, una riquísima vida cultural –exposiciones como las del Mubag o el Marq son para dedicarles horas y horas- y opciones gastronómicas para todos los gustos: Alicante en invierno, más tranquila y hasta más barata, tiene una calidez que ya quisieran muchas.

La soleada Explanada de España, el paseo frente al Postiguet, el pequeño oasis para nostálgicos estivales que supone la Albufereta o una zona comercial que hace de Alicante una de las ciudades con mayor volumen de turismo de compras: siempre es buen momento para descubrir rincones ocultos de una ciudad accesible y cercana, pero los amantes de la paz y enemigos de las chancletas disfrutarán más de la ciudad mientras el resto de turistas planean el siguiente asalto veraniego.

Orihuela

Orihuela, la gran desconocida para los turistas

La comarca de la Vega Baja, al sur de la provincia de Alicante, alberga muchos tesoros poco conocidos pero que vale la pena descubrir. Orihuela es una ciudad monumental, llena de construcciones históricas y con un patrimonio arquitectónico y artístico a la altura de muchas capitales españolas. Todo un dechado de herencias que comenzó a construirse hace ya siglos, pero que todavía hoy se mantiene –en perfecto estado de conservación- como el principal baluarte de esta localidad.

Gran parte de estos monumentos responden a una tradición religiosa que, lejos de segregar, aglutina los elogios que recibe una ciudad por singularidad. El Palacio Episcopal, el Museo de Arte Sacro, el Colegio Diocesano o el Museo San Juan de Dios son elementos que, independientemente de las creencias más profundas de cada persona, son objetivamente puntos de atención turística y transmisores de un legado a través de su arquitectura y belleza.

Pero, sobre todo lo demás, Orihuela es conocida por una cosa: es el lugar de nacimiento de Miguel Hernández, uno de los poetas españoles más universales y un icono de lucha contra la dictadura franquista. En su ciudad natal se encuentra una Casa Museo (con entrada gratuita), donde el poeta vivió con sus padres y hermanos y que recoge en sus dependencias toda una serie de elementos testimoniales de la vida del genial dramaturgo alicantino.

 

Fuente: ABC

Las mejores rutas Otoñales en la Provincia de Alicante

1. La Font Roja (Alcoy)

Si piensas en otoño y ruta por Alicante, la primera que te viene a la cabeza es ésta. El bosque mixto mediterráneo te ofrece una amalgama de colores sin igual en la provincia. Especies de hoja perenne se entremezclan con caducifolias ofreciéndonos un paisaje precioso. Además, podrás recorrer estos bosques gracias a la ruta que sube al menejador, la cima del Parque Natural.

2. La ruta del agua (Sella)

Otro de los lugares mágicos en otoño es el Paraje de Salt (Sella), un pequeño pueblo situado en las faldas de la Sierra de Aitana, gracias a los colores amarillos que nos ofrecen los grandes chopos situados en los márgenes del río. Además, os aconsejamos que vayáis justo tras un episodio de lluvias intenso, así podréis disfrutar de la fuerza del agua bajando por las cascadas y pozas que hay en la zona.

3. Salt de Benilloba 

Otro precioso y húmedo lugar, cargado de historia, que en otoño ofrece una vista distinta y singular en el interior de la provincia. Un viejo molino (año 1760) situado en un precioso enclave natural, que aprovechaba la fuerza del agua para moler el trigo. Posteriormente fue reconvertido en central hidroeléctrica para abastecer de luz al pequeño pueblo de Benilloba.

También recomendamos en este caso visitarlo tras unas fuertes lluvias para poder disfrutar del agua cayendo con fuerza por el Salt.

4. El Racó de Sant Bonaventura (Alcoy)

Una bonita ruta que parte desde uno de los barrios de Alcoy y que nos lleva hasta un precioso paraje natural que en otoño coge ese tono amarillo que tanto nos gusta. Sin duda, la Hoya de Alcoy es una de nuestras zonas favoritas para visitar en esta época, ya que es de las mas húmedas de la provincia.

5. Vía verde del Serpis 

Otra de las rutas que discurre por los márgenes del río y para nosotros, una de las más bonitas de la provincia es la vía verde que nos lleva desde el pequeño pueblo de L’Orxa (Lorcha) hasta Villalonga (aunque podéis llegar desde o hasta Gandía).

La podéis hacer andando o en bicicleta y discurre por un bonito sendero que atraviesa el valle del Serpis siguiendo el antiguo trazado del tren Xixarra.

Fuente: masalladelaciudad

7 Lugares que debes conocer de Jávea

Jávea es uno de esos lugares del mediterráneo que esconden parajes de extrema belleza paisajística. Tanto si decides visitar Jávea en verano como en invierno, hay 7 lugares que no debes perderte, calas, miradores, lugares con encanto… 

1. MIRADOR CABO DE SAN ANTONIO: El mirador del Cabo de San Antonio, situado en la reserva natural del Montgó, es un lugar emblemático desde el que se puede divisar toda la bahía de Jávea y casi la mayor parte de la localidad, además, si el día es muy claro, se pueden ver también las Islas Baleares.

Al mirador del Cabo de San Antonio se puede acceder a través de una ruta de senderismo de dificultad nivel medio, que comienza en la antigua playa del Tangó, junto al Club Náutico de Jávea. También se puede llegar en coche a través de la carretera de “les planes” que conduce a la localidad de Dénia. Debidamente señalizado, antes de salir del municipio de Jávea, encontraréis un indicador a mano derecha que os llevará directamente al mirador.

Cala Bandida - Cabo de San Antonio

2. CALA BLANCA

Como ya hemos dicho en un principio, da igual que no visites Jávea en verano, sus calas te van a enamorar igualmente. Además están situadas en zonas en las que puedes dar un paseo en contacto con la naturaleza con toda la familia.

Cala Blanca, también conocida como “la caleta”, obtiene su nombre de la coloración dominante de la roca, y es un pequeño paraíso de aguas cristalinas y normalmente tranquilas. A ella se accede en coche y a pie en el último tramo a través de un agradable paseo junto al mar de 100 metros. A través de esta cala se llega a pie a lo que se conoce como la “segunda caleta”, otra pequeña y escondida cala que invita simplemente a observar su belleza y desconectar del resto del mundo

cala bandida - cala blanca javea

3. CASCO ANTIGUO DE JÁVEA. Calles estrechas, rincones llenos de color, la Iglesia fortaleza de San Bartolomé, pequeños comercios con piezas únicas, el Mercado Municipal…Sin duda alguna el casco antiguo de Jávea está lleno de motivos para que lo visites. Una de nuestras callecitas favoritas es el “carrer estret”, lleno de plantas y flores que los vecinos cuidan durante todo el año.

Cala Bandida - Casco Antiguo de Jávea

4. PUERTO DE JÁVEA. El barrio pesquero de la localidad de Jávea guarda historia y tradición. Justo detrás del restaurante Cala Bandida se sitúa la lonja de Jávea en la que podemos encontrar pescado fresco que los marineros locales han recogido a lo largo del día o de la noche. Justo detrás de la lonja hay un bonito paseo alrededor de las barcas, depende de la hora, podrás encontrar a los marineros llegando a puerto con el pescado del día. Otra de las peculiaridades del puerto de Jávea es su Iglesia de estilo moderno con el techo en forma de barca invertida. 

cala bandida puerto javea

5. LA GRANADELLA. Rodeada de montañas y vegetación mediterránea se encuentra una de las calas más emblemáticas de Jávea, la Granadella. Explicar la belleza de este lugar no es fácil, por eso preferimos que la descubras por ti mismo. Lo único que sí que te podemos decir es que si necesitas un lugar para relajarte y desconectar del mundo…este se convertirá en uno de tus preferidos. Nadar entre sus aguas cristalinas rodeado de montañas se convertirá en la mejor terapia para todos los males. Una pequeña nota: desde este año el acceso en coche está restringido por lo que deberás aparcar en la carretera de la guardia desde donde sale un autobús gratuito cada 20 minutos.

cala bandida - la granadella javea

6. CALA DEL PORTITXOL O CALA BARRACA. Sin duda alguna, otra joya del mediterráneo de Jávea. En esta cala las casitas blancas de antiguos pescadores son las protagonistas junto con la preciosa isla del Portitxol que se divisa desde toda la cala. Es una zona muy recomendable para practicar el snorkel o las inmersiones de buceo debido a la belleza de sus fondos marinos. Si tienes pensado bajar a esta cala durante los meses de verano, te aconsejamos que madrugues un poquito y llegues temprano para poder asegurarte un sitio en el parking ya que el acceso es con coche y el parking es limitado.

cala bandida - cala portixol

7. CABO DE LA NAO. Se trata del pico más oriental de la zona de Alicante y la belleza de la costa acantilada que forma es comparable a cómo se aprecia el mar desde este punto, inmenso e infinito. En este cabo, que es uno de los más característicos de la costa mediterránea española, también podemos encontrar el faro que junto con el del Cabo de San Antonio sirven de referencia a los marineros y barcos de la zona desde muchos años atrás.

cala bandida - cabo la nao javea

 

Fuente: CalaBandida

5 Rutas en la Provincia de Alicante especialmente bonitas en Otoño

Ante la inminente llegada del Otoño, muchos aficionados al senderismo y la naturaleza se preparan para salir a disfrutar de las luces y especiales matices de esta estación. Los cielos plomizos típicos del verano, dan paso a azules radiantes, nubes en movimiento, tonos saturados y albas y ocasos a menudo espectaculares. Y por supuesto, podemos disfrutar de uno de los mayores atractivos del Otoño: el cambio de color en los árboles de hoja caduca.

En la provincia de Alicante, aunque no contamos con grandes masas forestales de hoja caducifolia, sí podemos disfrutar de pequeños rincones, caminar disfrutando de los colores, olores y sensaciones que nos trae la nueva estación.

A continuación, mi lista de Rutas de Otoño en la provincia de Alicante. Si piensas que me olvidé alguna, no dudes en dejar un comentario al final del artículo!

El Carrascar de la Font Roja

Cerca de Alcoi encontramos uno de los espacios naturales por excelencia de la provincia. Cuando llega el otoño, la umbría de la Sierra del Menejador se ve teñida por sutiles pinceladas de Otoño. Personalmente, recomiendo tomar la senda de las Carboneras, que conduce desde el Pla de la Mina hasta la cima del Menejador, adentrándose en el bosque. Si escogéis un día con niebla y lluvia, disfrutaréis del Bosque Encantado en su máximo esplendor…

El Racó San Bonaventura

También en Alcoi, a caballo entre Font Roja y Mariola, encontramos este precioso rincón donde disfrutar de los colores del Otoño en un entorno natural de gran belleza: grandes árboles de hoja caduca acompañan al curso del Río Polop en su tramo alto. Pequeñas cascadas y pozas dan paso al paraje conocido como Els Canalons, también de visita obligada, aunque en este caso sin colores otoñales. Desde Alcoi podemos llegar al Racó de San Bonaventura siguiendo parcialmente el trazado de la vía verde, y pasando bajo el emblemático Pont de les Set Llunes.

El Preventori

La tercera de las localizaciones otoñales en la zona de Alcoi es El Preventori. Una de las puertas de entrada a la Sierra de Mariola, y excelente escenario para captar la esencia del Otoño. Además desde aquí podemos subir hasta la hermita de San Cristofol y disfrutar de unas espectaculares vistas del Barranc del Cint.

El Nacimiento del Vinalopó

Ubicado entre las provincias de Alicante y Valencia, este paraje cuenta con todos los ingredientes necesarios para captar la magia del otoño: árboles de hoja caduca, y el curso de un río, en este caso el Vinalopó, cuyo nacimiento encontramos en la llamada Font de la Coveta. Cerca de allí también podremos disfrutar de los colores del otoño en la zona de acampada del Molí l’Ombría y sus alrededores, muy próxima a Banyeres.

La Vía Verde del Serpis

El tramo del antiguo trazado ferroviario entre L’Orxa y Villalonga, que discurre en paralelo al Río Serpis, nos permitirá disfrutar de pequeños rincones en los que captar toda la esencia del Otoño. A diferencia de las propuestas anteriores, aquí se trata de “manchas aisladas” de colores otoñales, así que habrá que caminar más. De camino a L’Orxa, pasamos por el área recreativa del Barranc de l’Encantà, lugar también de parada obligada.

Espero que las disfrutéis, y como siempre, recordad respetar el máximo el entorno!

Fuente: LinkAlicante

30 Rutas Gratuitas para conocer el patrimonio Natural de L´Alcoià, El Comtat y la Vall d´Albaida

Las mancomunidades de l’Alcoià y El Comtat y la Vall d’Albaida se han unido para organizar el programa «Senderisme entre Muntanyes», el cual incluye un total de 30 rutas con las que pretenden dar a conocer su naturaleza y la cohesión territorial. Las excursiones empezarán el próximo 8 de septiembre con el recorrido «L’Edat Mitjana a l’Art Deco» en Cocentaina y se sucederán cada sábado y domingo hasta el 16 de diciembre, finalizando en Atzeneta d’Albaida.

La Mancomunidad de l’Alcoià y El Comtat, junto a la de Municipios de la Vall d’Albaida, ha organizado la programación de rutas «Senderisme entre Muntanyes», con la finalidad de mostrar el rico patrimonio natural que poseen las poblaciones que las integran, así como continuar trabajando en la cohesión del territorio.

La oferta turística empezará el próximo 8 de septiembre con Cocentaina, situada en la comarca de El Comtat, y la ruta «L’Edat Mitjana a l’Art Deco» como protagonistas. En el mismo mes le seguirán Banyeres, Alfarrasí, Benigànim, Montaverner, Beniatjar, Bèlgida y Quatretonda.

En octubre los recorridos transcurrirán por los términos municipales de La Pobla del Duc, Agullent, Fontanars dels Alforins, Otos, Alfafara, L’Orxa, Pinet y Salem; mientras que en noviembre las excursiones serán en El Ràfol de Salem, Albaida, Llutxent, El Palomar, Agres, Muro, Castelló de Rugat y Bocairent.

Diciembre será el último mes en el que se han programado rutas, las cuales transcurrirán por l’Olleria, Bellús, Montitxelvo, Aielo de Malferit, Ontinyent y Atzeneta d’Albaida.

Según lo previsto, todos los recorridos se desarrollarán los sábados y domingos y empezarán a las nueve de la mañana desde el Ayuntamiento de cada municipio, salvo en los casos en los que se especifica otro punto u horario en el folleto informativo. Las actividades son gratuitas previa inscripción a través de la web de la Vall d’Albaida, donde también se puede consultar toda la oferta.

En lo que respecta a las comarcas de l’Alcoià y El Comtat, quienes participen podrán conocer rutas como la dels Miradors de Banyeres o la de les Tombes de Alfafara, la subida a los Pialatos por el Barranc Fondo en L’Orxa y a la de les Caves de Agres, así como la ruta senderista etnobotánica de la Font del Baladre de Muro.

El programa incluye recorridos de diferente dificultad y duración. La organización recomienda llevar comida, agua, gorra, protector solar y ropa y calzado adecuado.

 

Fuente: DiarioInformación

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑